Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La compañía Teatro Noctámbulo se instala en la Sala Roja a finales de mes con esta nueva adaptación de Tito Andrónico. Dirigido por Antonio C. Guijosa y versionado por Nando López, el elenco lo encabezan José Vicente Moirón y Carmen Mayordomo, en una trama que explora la razón y el ingenio ocultos tras la violencia.

Dicen que no hay nada más temible que el propio ser humano. Un ente cuya luz puede apagarse en cualquier momento y dar rienda suelta a sus más oscuros instintos. De entre todos ellos, ninguno es más destructivo que el de venganza. Así lo intentó plasmar William Shakespeare cuando en 1593 estrenó su opera prima, Tito Andrónico, que ahora regresa en nueva adaptación tras su paso por el Festival de Mérida. Conspiraciones y sed de sangre componen una trama que explora el ingenio y la razón que a veces se ocultan detrás de actos tan impulsivos como la violencia.

Dirigido por Antonio C. Guijosa, el montaje está protagonizado por José Vicente Moirón (Tito) y Carmen Mayordomo (la reina Tamora). Ambientado en la última etapa del Imperio Romano, momento en el que se encontraba en su mayor decadencia, la obra se inicia cuando el general Tito Andrónico regresa victorioso de su guerra contra los godos. Aunque su mayor deseo es recuperar la paz en su país, las constantes tensiones políticas y los desgraciados eventos que traerán consigo desatarán su lado más temible.

Adaptado por Nando López, la producción corre a cargo de la compañía extremeña Teatro del Noctámbulo. Fundada en 1994, el grupo ha incluido a Shakespeare en su repertorio desde sus comienzos, empezando por El Sueño de una noche de verano para el Festival de Teatro Clásico de Mérida en 1999 y dirigida por Denis Rafter. En 2008, estrenaron Sólo Hamlet solo, una versión innovadora escrita por Miguel Murillo y bajo las órdenes de Jesús Manchón.

Tito Andrónico se representará del miércoles 27 de enero al domingo 31 en la Sala Roja. Las entradas están disponibles en taquilla y en el siguiente enlace.

Por Guillermo Názara