Crítica de ‘From Here to Eternity’

El musical Pearl Harbor, de Tim Rice y Stuart Brayson, vuelve a Londres en una nueva producción limitada en el Charing Cross Theatre de Londres. Guillermo Názara revisa esta reinvención de la adaptación teatral de la novela de James Jones y del posterior éxito de taquilla de 1953, para compartir su opinión sobre esta historia de pasión y romance de otro tipo.

Se necesita mucho para ser un hombre. Puede que ya no sea popular (ni siquiera sensato) decirlo en voz alta (sobre todo en Twitter), pero la censura nunca ha hecho que las cosas sean diferentes, aunque sí más ciertas. Obligados históricamente a enfrentarse a un mundo más sádico, en el que cualquier rastro de queja o sensibilidad sólo podía considerarse un signo de debilidad, los tiempos de guerra son quizá el epítome de esa cruel realidad. No hay lugar para el miedo, y mucho menos para la protesta, por mucho que esté en juego tu integridad física y mental. No es aceptable tener sentimientos. No es aceptable ser humano.

Los musicales que tratan temas más beligerantes pueden ser percibidos por algunos (especialmente, los que piensan que este género debería limitarse sólo a comedias tipo revista y romances azucarados) como un intento fallido e innecesario de llevar cada trama a un colorido desfile de canciones y bailes. Y a pesar de la ignorancia de estos idiotas que sólo buscan atención sin cerebro, hay un punto en el que al menos hay que ser cauteloso cuando se considera ir a ver este espectáculo, ya que la premisa inicial suena demasiado similar a otras piezas que han existido desde hace décadas, siendo las más cercanas Miss Saigon y South Pacific. Puede que el plagio sea la forma más elevada de halago (hay un Imagineer de Disney que dijo una vez algo parecido sobre las atracciones más populares de la compañía), pero no hay nada agradable en sentarse durante dos horas y media para digerir una imitación de una obra anterior que probablemente era mejor.

From Here to Eternity es probablemente el mejor mentiroso de su género. Desde el breve resumen de su argumento hasta la estética de su póster, uno tiene derecho a pensar que va a ver otro romance condenado que se desarrolla en el horrendo escenario de una guerra. Y aunque eso es parte del argumento, no es ciertamente el núcleo, ya que esta serie tiene definitivamente un enfoque y una voz propios. Sí, hay una trágica relación entre un soldado y una prostituta que acaban enamorándose el uno del otro, pero también está el romance secreto entre un oficial y la mujer de su jefe, y el amor perseguido de un hombre cuyo corazón pertenece a otro hombre (algo en lo que algunos deberían centrar su atención antes de pensar en apoyar -incluso mirando- a países y organizaciones que hacen la vista gorda en este asunto si hay dinero de por medio -sí, Qatar y la FIFA, hablamos de vosotros-).

Haciendo gala de una refrescante profundidad y de la verdad de sus personajes, los esfuerzos creativos de esta obra presentan una larga lista de triunfos que hay que alabar. Tal vez debido al contenido político del material, las palabras de Tim Rice son sin duda una de las mejores creaciones del letrista: minuciosamente elaboradas y perfeccionadas, los versos desprenden brillantes paralelismos, rimas de buen gusto y una profundidad tanto social como personal, que reúnen al escritor con una calidad aproximada a la que logró cuando escribió Evita. Con una divertida y a veces memorable partitura de Stuart Brayson, el libro (acreditado a Bill Oakes) es, sin embargo, el otro gran logro del trío, mostrando inteligencia y gran simpatía en sus diálogos, así como una comprensión de los medios a los que están destinados (aunque la transición a algunos números musicales podría mejorarse).

Sin embargo, no todo es perfecto. Y a pesar de que la dirección de Brett Smock es correcta y eficaz, con un uso muy inteligente del desafiante espacio que tiene el Charing Cross Theatre, el ritmo del espectáculo necesita algunos retoques. Poéticamente, From Here to Eternity consigue hacer suyo incluso este defecto. Al contrario de lo que suele ocurrir con una historia que tiene este tipo de problemas, no es que algunas partes se sientan demasiado lentas – ¡se sienten demasiado rápidas! Evitando cualquier spoiler, no es ningún secreto que la perdición es uno de los temas principales que rodean a sus personajes de una u otra manera, y sin embargo, a algunas escenas (en particular, el final) les falta un alto necesario para reflexionar sobre su viaje a través de ellas.

Si se supone que un ejército debe defender a su país, aquí hay un buen grupo de reclutas que al menos han demostrado que saben defender una pieza. Interpretados como un equipo y trabajando a la perfección como tal, la mayor mención la merece Adam Rhys-Charles como uno de los protagonistas, por su carismática y perspicaz interpretación, así como Alan Turkington -que da una imponente interpretación de su personaje-. Por otro lado, Eve Polycarpou destaca por su encanto natural y la picardía que imprime a su interpretación, aunque sutil.

En un paraíso de pesadilla de pérdida y muerte, todavía hay algo que fluye en el ambiente de este espectáculo que mantiene tu deseo de quedarte y no marcharte nunca, al menos, no tan pronto. En definitiva, lo han hecho bien. O eso parece. Porque cuando se cumplen tantos valores de producción, a pesar de la necesidad de algún pequeño pulido, no podríamos estar hablando de otra cosa que de una realización exitosa. Para ser justos, la verdad es que este espectáculo sopla con los vientos de la pasión y el talento.

Rating: 4 out of 5.

Todas las fotos son de Mark Senior y Alex Brenner.

From Here to Eternity se representa en el Charing Cross Theatre de martes a domingo hasta el 17 de diciembre. Las entradas están disponibles en este link.

Por Guillermo Názara

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: