Crítica de ‘Heathers, The Musical’: “Una pesadilla convertida en sueño”

La comedia musical más sangrienta de Londres sigue arrancando aplausos y carcajadas al público a través de su cautivadora historia de amor, amistad y asesinatos despiadados. Guillermo Názara nos cuenta su opinión sobre esta original obra basada en la famosa película de Michael Lehman, para que sepamos quién merece ser coronado en el baile de graduación del instituto Westerburg… ¡si es que llega vivo!

¡Friki! ¡Puta! ¡Quemado! ¡Ojos de bicho! ¡Poser! ¡Culo de cerdo! Añade la palabra zorra por cuestiones de inclusión y ahí lo tienes: una lista completa de todos los estereotipos de instituto que aparecen en (ehm… contemos) TODAS las tramas que tratan de problemas adolescentes. Suena a crítica (bueno, para eso están las críticas, ¿no?), pero la verdad es que esas representaciones no suelen estar demasiado lejos de la realidad -la causa es que la jerarquía adolescente suele tener demasiado miedo de salirse de sus roles (ya sea si son populares o los que están desesperados por “asegurarse de que no son como los demás”). Puede que Heathers haya sido un desastre en la taquilla (la película campy de finales de los 80, claro), pero desde luego no fue un fracaso a la hora de mostrar un periodo de la vida que, no es de extrañar, puede ser el motivo de muchos días llenos de Prozac – ya sea porque lo odiaste o porque tu existencia no puede ser mejor (¡ay!).

Los materiales de origen son, por supuesto, sólo el punto de partida de cualquier nuevo producto de entretenimiento, y su relación con el público no es ninguna garantía para su legado (títulos como Spiderman: El Musical o El Amor Nunca Muere seguramente respaldan esa afirmación). A pesar de su seguimiento de culto, es justo decir que Heathers no era una obra maestra del cine, ya que la película tenía, como mínimo, una gran cantidad de problemas. Sin embargo, no sería la primera vez que los creativos ven más allá de una fachada monstruosa y detectan el potencial oculto bajo una obra mal desarrollada, dando todos los giros y ajustes necesarios para transformarla en algo asombrosamente diferente. Este no es el caso.

Con la excepción de algunos añadidos menores, Heathers – El Musical es básicamente lo mismo – esta vez, sin embargo, confiando en los números musicales para llevar a cabo la historia. Y, por alguna extraña razón que habita en la mística del arte, se las arregla para ser lo contrario de su contraparte: es realmente brillante. Con una banda sonora muy animada, repleta de melodías agradables y, en la mayoría de los casos, memorables, este espectáculo consigue lo que la película sólo podía soñar: ser una comedia negra hilarante y extemadamente divertida, capaz de destacar en su propio género. Compuesta por Kevin Murphy y Laurence O’Keefe (sus créditos incluyen la música, el libro y la letra), la obra se presenta como una excepcional parodia de la desesperación adolescente y de la superficialidad con la que los adultos suelen abordarla.

Mostrando un buen nivel de ingenio y astucia en algunas de sus palabras, el musical logra cierta profundidad al tiempo que ofrece a los espectadores un paseo muy divertido desde el principio. Con una interesante exploración sobre el lado hipócrita de la naturaleza humana, la pieza es capaz de cautivar al público (la proximidad que muchos tienen con los protagonistas es, sin ninguna exageración, palpable en la sala) pero al mismo tiempo entretener de forma desenfadada a pesar de la oscuridad de la trama. Todo ello se traduce en un ritmo notablemente intenso que no sólo no decae ni un minuto, sino que va a más, y que en más de una ocasión te hace sentir la incómoda preocupación del paso del tiempo: simplemente no quieres que termine.

Aunque el espectáculo se desarrolla dentro de los restrictivos límites del escenario de The Other Palace, tiene uno o dos momentos visualmente atractivos, gracias a un inteligente y efectivo bloqueo (que aparece a lo largo de toda la representación) y a un diseño de iluminación que, a pesar de su simplicidad, consigue ser atractivo. El diseño de producción, sin embargo, podría beneficiarse de algunas mejoras más imaginativas, ya que uno no puede olvidar el hecho de que es básicamente un escenario de instituto con algunos pequeños accesorios que pretenden llevarnos a otro lugar, pero que no lo consiguen. Independientemente de las limitaciones del lugar, este problema podría resolverse fácilmente eliminando el cartel superior del proscenio (ya sabemos que estamos en el instituto Westerburg, no lo necesitamos) y utilizando telones de fondo o proyecciones detrás de las ventanas del escenario principal.

Hay tres perras principales en este programa. Una es roja, otra es verde y la otra completa el semáforo. La roja, interpretada por Maddison Firth, es la más grande, ¡y es un placer verla! Extremadamente divertida y desprendiendo tanto energía como una gran presencia escénica, su interpretación consigue que el personaje sea increíblemente odioso aunque siempre creíble (todos hemos querido vengarnos de alguien como Heather Chandler en algún momento de nuestra juventud… y también de la edad adulta). En el lado de los imbéciles, Brandon Gale da una interpretación divertidísima al papel de Ram Sweeney, mostrando de nuevo una resistencia y una naturalidad increíbles, a la vez que hace su parte más simpática y amigable. Por último, Nathanael Landskroner es un triunfo interpretativo como el marginado psicópata Jason, mostrando continuamente el carácter nervioso que, por el contrario, Erin Caldwell (en el papel principal de Verónica) no emana del todo. Sin embargo, esto se ve compensado por su sobresaliente capacidad vocal, un cumplido que es bastante compartido por todo el reparto, ya que su fuerza y perfecta afinación es un sueño muy agradable que nunca se rompe.

Hay muchas razones para ir a ver este espectáculo, pero ésta es probablemente la más importante: encierra todo lo que debe ser una noche de diversión en el teatro. Te reirás, vitorearás, te emocionarás y te conmoverás, y seguro que te quedarás con el recuerdo de un musical que, como toda obra de alto voltaje debe hacer, desencadenará un sentimiento de alegría y asombro que sólo un verdadero espectáculo (sin importar el presupuesto o la opulencia) puede devolverte. Cuando fui a verla no había duda de que el auditorio estaba abarrotado de auténticos fans. Y puedo entender por qué.

Rating: 4 out of 5.

Heathers, The Musical se representa en el The Other Palace de Londres de martes a domingo. Las entradas están disponibles en este link.

Por Guillermo Názara

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: