Crítica de ‘Let’s Fall in Love’: “Necesitamos más teatro”

La aclamada cantante y compositora estadounidense Ann Hampton Callaway se reencuentra con su público londinense en cuatro exclusivos conciertos en el corazón de Chelsea y el Soho. Guillermo Názara repasa la primera de estas singulares actuaciones, para darnos a conocer el espectáculo recorriendo las pasiones y logros de una de las compositoras de jazz más destacadas de las últimas décadas.

Las palabras pintan imágenes. La música entra en el alma. El sentimiento hace el resto. No es de extrañar que en cualquier musical, esos sean a menudo los únicos créditos creativos para los que se reserva la letra grande. La escritura de libros, sin embargo, es un asunto completamente distinto. En cierto modo, podría compararse fácilmente con un trabajador de la sanidad: nadie parece apreciar lo que hacen, pero cuando faltan, más vale que empiece a cundir el pánico. Independientemente del tipo de programa que se vaya a ver, es evidente que las producciones que cuentan con una narración convincente (demos a Cats el honroso título de “la excepción que confirma la regla”) son mucho más propensas a triunfar entre su público, ya que nuestra esencia humana nos hace anhelar historias, ya sean de ficción, realidad o cotilleo.

La semana pasada, la cantautora estadounidense Ann Hampton Callaway cruzó el charco para reunirse con sus espectadores londinenses. Con una impresionante carrera de varios y prolíficos años, Callaway se ha consolidado como una compositora muy reputada gracias a contribuciones que van desde el repertorio de Barbra Streisand o Carole King hasta series de televisión clásicas como La niñera (esta última también con su propia actuación). Estos antecedentes sientan una sólida base (y expectativas) para lo que podría ser un concierto en solitario protagonizado por ella misma, y, en cierta medida, así ha sido.

Cierra los ojos y deja que tus oídos sean tu vista. ¿Qué imaginas? ¿Qué ves? Si nunca ha oído hablar de ella, podría pensar que la persona sentada junto al piano no es esa señora blanca de mediana edad que ha encontrado en la fotografía de arriba. Presione las teclas y el espíritu del jazz y el soul (sin juego de palabras) la absorberá para liberar el poder de su ser artístico: un ser completamente diferente, una especie de animal, con una voz tan contundente como el apasionado aguante derivado de su compromiso con lo que está cantando. El amor es un tema que Callaway suele repetir (aunque normalmente no es correspondido) y esa es sin duda la palabra que mejor describe su interpretación: un amor por lo que hace y por lo que toca.

Aunque concebido y anunciado como un concierto, el espectáculo está sin embargo lejos de ser una obra acabada, ya que la falta de cohesión, estructura y narrativa se da casi con la misma intensidad que el celo de su interpretación. Con un segundo acto mucho mejor y más variado que el primero, Let’s Fall in Love tiene la capacidad irrealizada de ser el concierto íntimo perfecto, pero frena su recorrido hasta el final por una falta casi total de guión y, sobre todo, de argumento. Es cierto que se acerca al público y da algunos pequeños discursos de vez en cuando (aunque no con la frecuencia deseada), pero las melodías elegidas parecen estar dispersas por todas partes, cuando ese mismo material podría dar lugar a un recital mucho más impecable y sin fisuras.

Poniendo el sombrero de creativo/productor, es difícil no imaginar un espectáculo totalmente reorganizado, en el que los estándares de jazz (un poco demasiados en conjunto al principio) y las baladas se entrelazarían a través de una narración de superación de obstáculos y un objetivo de inspiración. Así, el título ya no sería Let’s Fall in Love, sino You’re No Good, una referencia a una sorprendente composición bombástica que aparece en la segunda parte y que, al mismo tiempo, habría hecho un trabajo mucho mejor como número de apertura. Para cautivar al público, a menudo hay que relacionarse con él, y eso podría haberse conseguido con una historia sobre alguien a quien se le dice que no tiene ningún propósito, que no es suficiente, pero que de todos modos sigue luchando contra todos los intentos de destrucción siguiendo un sueño que finalmente se hace realidad. ¿Se ha hecho antes? Más que una princesa de Disney llorando por un hombre que acaba de conocer, pero al igual que las imágenes del tío Walt, esto no sería menos efectivo.

A pesar de su necesidad de mejora en cuanto a la narración, Let’s Fall in Love sigue siendo un agradable homenaje tanto a la propia Callaway como al género que ha definido no sólo su carrera, sino probablemente gran parte de su vida. Tal vez no sea el más adecuado para seguir la estela de su título, y por ello no puedo ir de cabeza a por él, pero sin duda es una experiencia para gustar, recordar y, por qué no, repetir en su momento. Cuando el potencial habita en el artista, siempre se enciende una luz prometedora en el escenario.

Rating: 3.5 out of 5.

Anne Hampton Callaway actuó en Londres la semana pasada tanto en el Pheasantry (Let’s Fall In Love) como en el Pizza Express del Soho (Fever!: The Peggy Lee Century).

Por Guillermo Názara

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: