“El Fantasma de la Ópera” – Desenmascarando un homenaje

El musical más longevo de la historia de Broadway bajará el telón para siempre el próximo mes de febrero, dejando atrás 35 años dominando la escena neoyorquina. En homenaje al éxito y al encanto de la obra más aclamada de Andrew Lloyd Webber, recorremos los destellos de una vida que brilla en la oscuridad.

No más recuerdos, sino momentos eternos. No más lágrimas silenciosas, sino gritos de descontento. No más años perdidos, porque ninguno lo fue, sino mucha mirada a través de la increíble carrera de un espectáculo, el que probablemente ha inspirado y cautivado a la mayoría de la gente a lo largo de sus 35 años de vida. Parecía imposible, ahora y siempre, pero la versión de Broadway de la joya del éxito de Andrew Lloyd Webber, El fantasma de la ópera, ha anunciado lo que nadie (al menos de su resistente fandom) se atrevía a imaginar: cierra definitivamente en la Gran Vía Blanca.

Estrenada en Nueva York en enero de 1988, en una época en la que el distrito teatral de la ciudad bien podría ser rebautizado como Little Britain, esta inoportuna pieza de arte escénico apasionante ha llegado a la cima a muchos más niveles que su inédita estancia (excluyendo a The Fantastiks para el caso): catapultó a un joven letrista en apuros desde la oscuridad a la cuasiperpetuidad en la cartelera, convirtió a una cantante de un grupo pop bastante conocido en una soprano de fama internacional, reafirmó el ya reconocido talento de una leyenda de la dirección. .. Y consumó a través del drama, las palabras y la música el amor que el compositor británico contemporáneo más célebre sentía tanto por el género como por la mujer para la que lo escribió.

Sí, Phantom es algo más que una mera obra de entretenimiento (aunque esa sola valoración ya la situaría en la cúspide del éxito comercial), es un símbolo de hazaña e inspiración que debería gustar tanto a los admiradores como a sus más acérrimos detractores: le guste o lo odie, por algo ha superado tres décadas en la calle 44. Está ampliamente aceptado, sobre todo por parte de cualquier creativo, que no hay una fórmula que se resuelva en el triunfo de un espectáculo (la carrera de Andrew Lloyd Webber es, de hecho, el mejor ejemplo, ya que nunca ha conseguido algo ni siquiera cercano a pesar de sus muchos, muchos intentos), pero ciertamente hay varios ingredientes que contribuyen a su perdurable sabrosurabilidad.

Pasión, obsesión, rabia e incomprensión. Curiosamente, Phantom es, en esencia, bastante poco original (los parias frenéticos rechazados por la sociedad parecen ser el núcleo de cualquier musical popular), pero aun así consigue ser único, desde el sonido sordo del martillo que da comienzo a la representación hasta su conmovedor final, cuya magia surge del testimonio desgarrador de una completa injusticia. Sin embargo, no hay tanta sorpresa al respecto, ya que a pesar de que su historia es un remake más maduro y profundo del clásico cuento de belleza freak, los elementos de su forma sobresalen a todas luces: el asombroso número de la lámpara de araña (probablemente nunca antes -o después- hemos visto una obertura tan importante para la narración), su partitura impresionantemente clásica pero aún así pegadiza, sus letras profundas hábilmente pulidas, su ritmo brillante y la continua grandeza de la escenografía.

Al ocurrir en una época de la que nunca hemos formado parte, no podemos evitar sentirnos increíblemente unidos a su relato y, más concretamente, a sus personajes. No hace falta ser un genio deforme y oprimido o una soprano ingenua cuyos sentimientos han sido manipulados (y, desde luego, no un aristócrata adinerado) para sentir y relacionarse con su viaje. Tristemente (o de alguna manera, tranquilizadoramente), todos hemos estado ahí: todos hemos sido abandonados, todos nos hemos sentido poco queridos y todos hemos tenido la necesidad irrefrenable de amar. Tal vez el verdadero atractivo de Phantom emane de ahí, ya que, a pesar de su trágico final, es justo decir que esta serie, a través de su alma afligida, ha ayudado y animado a tantos espectadores de todo el mundo, gracias a un rasgo muy simple, pero no por ello menos importante, que normalmente sólo desprende la narración de historias: el convencimiento de que no estás solo.Casi un mes después de haber batido su récord, Phantom apagará por última vez los focos de su máscara blanca, y mientras los últimos acordes flotan en el aire para captar los últimos jadeos y aullidos del público, las melodías que durante tanto tiempo han encantado las almas de tantos se desvanecerán para convertirse en una reliquia mental. ¿Se acabó entonces la música de la noche? No lo creo. Seguramente no se hablará más de la oscuridad, pues a pesar de su naturaleza, siempre tendrá un lugar que ha iluminado en nuestros corazones.

El Fantasma de la Ópera ofrecerá su última función en Broadway el 18 de febrero. Las entradas están disponibles en este link.

Por Guillermo Nazara

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: