Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La nueva adaptación escénica de la aclamada novela de Yann Martel sigue fascinando a los espectadores por su mundo de ilusiones, ideas y aventuras. Guillermo Názara relata su experiencia a bordo, para compartir su visión sobre uno de los grandes triunfadores de la última edición de los Premios Olivier.

El mundo no es sólo como es, es como lo entendemos… Y así, en pocas palabras, ya se ha dicho todo sobre esta serie. Esta frase no sólo capta la esencia de su asombrosa trama, sino que también es una descripción precisa de su apasionante (y muy comentada) puesta en escena. La vida de Pi podría ser el ejemplo perfecto de cohesión teatral: una obra que filosofa sobre la percepción de las personas, al tiempo que describe su mundo a través de los ojos de una imaginación siempre desbordante. El asombro infantil se encuentra cara a cara con el cruel salvajismo de la realidad, haciendo honor una vez más a sus temas y a su título al proporcionarnos estéticamente el núcleo del viaje humano.

En una remota habitación de hospital en algún lugar de México, el superviviente Piscine Molitor Patel (alias Pi) recibe la visita de dos burócratas que informan sobre el naufragio del que sorprendentemente ha escapado. A través de escenas pintadas de forma caprichosa y observaciones ingeniosas sobre las convenciones de la sociedad, nuestro protagonista nos llevará a lo largo de los momentos clave de su existencia, hasta su aterrador encuentro con la fatalidad. A partir de ese momento, todo lo que antes se suponía puede quedar en suspenso, ya que la obra (y toda la producción, en realidad) es un brillante estudio embellecido sobre la relatividad de las cosas.

Aparentemente ingenuo pero extremadamente astuto, Pi hace gala de la pureza de esa inteligencia inocente que aún no ha sido contaminada por las expectativas culturales. El motivo principal de todo el guión puede reducirse fácilmente a una sola palabra: «por qué». Porque muchas cosas que damos por sentadas no son tan obvias ni necesariamente ciertas, y a veces es agradable (y aconsejable) que nos lo recuerden a través de la visión de otros, incluso cuando éstos provienen de la ficción. La obra, que subraya eficazmente todos los temas principales de la novela, se apoya en un libreto bien elaborado, manteniendo siempre un ritmo brillante y llevándonos a un viaje de alegría, sorpresa y horror (así es la vida, ¿no?) en un carrusel rápido compuesto por escenas muy potentes.

Siendo la narrativa uno de sus puntos fuertes más evidentes, supongo que ni siquiera hace falta ir a ver el espectáculo para ser consciente de que es la escenografía la que tira la casa por la ventana en cada representación. Y no me refiero a decorados de extrema complejidad o abarrotados de atrezo. De hecho, el diseño es más bien sencillo, pero por contradictorio que parezca, es hipnotizantemente intrincado. Con el uso de sólo dos paredes y un perímetro de barco principalmente, se nos transporta a todo tipo de lugares, tanto desde arriba como desde abajo del agua, tanto de la realidad como de la fantasía.

De hecho, los límites entre estos últimos se difuminan con el uso de las marionetas de Nick Barnes y Fild Caldwell, asombrosamente bellas (y al mismo tiempo, sorprendentemente reales), que van desde simples mariposas de dos hojas hasta elaboradas obras de ingeniería como el orangután, la cebra y, por supuesto, el tigre de bengala. Aquí podemos ver la naturaleza en su forma más clara: magníficamente bella pero también aterradoramente cruda. La elegancia y el encanto forman parte de ella, así como la violencia y la repulsa, y todo ello se representa de una forma tan impactante que a veces uno se siente atraído y disuadido de mirar al mismo tiempo. Además, el uso del mapeado y los efectos de iluminación borran una vez más todas las líneas obvias entre ambos mundos, haciendo que algunas de las ilusiones sean tan eficientes que puedes escuchar tus propios recuerdos jadear.

Protagonizada por Hiran Abeysekera en el papel principal, la última pieza del rompecabezas es su compañía, que funciona a la perfección como un equipo, o incluso como una familia, ya que la notable química entre todos los intérpretes da la sensación de que su único objetivo y atención no son ellos mismos como actores, sino el espectáculo al que pertenecen. Aparte de la encantadora interpretación de Hiran, que desprende una resistencia y una espontaneidad asombrosas, el mayor logro es la asombrosa recreación de los animales, especialmente del coprotagonista de Pi, Richard Parker (es decir, el tigre). Operado por tres intérpretes diferentes a la vez, Tom Larkin se luce como la cabeza de la bestia, no sólo dotándola de movimiento sino también de sonidos increíblemente realistas no pregrabados. La atención al detalle es tal que incluso se adentra en los gestos más sutiles de la amenazante (y a la vez simpática) criatura, incluso cuando la atención no está en él.

Puede que La Vida de Pi sea uno de esos raros espectáculos que gustan a todo el mundo por diferentes razones, y a algunos incluso por todas ellas. Para quienes hayan leído la novela o busquen una obra que desafíe los valores filosóficos, estarán satisfechos. Para los que busquen espectáculo y efectos asombrosos, éste es su lugar. Para los que quieren ese siguiente nivel de experiencia, no busquen más. Aquí llega una producción que realmente merece hacer del West End su hogar permanente. Y al igual que los reporteros que se ofrecen en la obra, te enfrentarás al dilema de creer o no lo que estás viendo. Yo opté por creer, aunque créanme, no hay mucho margen de elección.

5/5 estrellas.

La Vida de Pi se representa en el Wyndham’s Theatre de Londres de miércoles a lunes. Las entradas se pueden adquirir en el siguiente link.

Por Guillermo Názara