Crítica de ‘& Juliet’: “Autoconocimiento musical”

Crédito: Johan Persson

Los dos amantes de Verona están a punto de perder sus títulos, gracias al lío que la esposa de Shakespeare está a punto de montar. No se preocupe, también puede gustarle, como ya lo han hecho miles de espectadores en el West End. Ahora, con un nuevo elenco de actores secundarios, Guillermo Názara se ha adentrado en el Shaftesbury Theatre para que conozcamos todo sobre el musical que se estrena cuando no murieron felices para siempre.

Partir es una pena tan dulce… Especialmente cuando te vas a la aventura de la vida. Todos hemos pasado por eso hasta cierto punto, estoy seguro. Esa sensación de confinamiento en la que parece que hemos llegado a un callejón sin salida, a menudo causada (o culpada) por nuestra gente y el destino. Sólo hay dos maneras de salir de ahí: aceptar lo que está escrito para ti o coger la pluma y crear tu propia trama. Ay de las convenciones, ay de lo que los demás esperan de ti. Sigamos con esta tragedia hasta que se convierta en comedia, y ahí tienes un nuevo espectáculo.

Que entre (sin necesidad de florituras) & Julieta, un musical en el que el romance más famoso y mejor considerado de Shakespeare (y probablemente del mundo) no es lo suficientemente bueno. A pesar de su aparatosa entrada en el estreno de la obra, el bardo no tardará en encontrar que su pluma hace más garabatos de los que había imaginado. Porque tal vez no puede ver, no puede ver cómo este amor está afectando a la realidad de (alguien, no digo quién). El final original se convierte ahora en el principio, y quizás también en un faro de esperanza para Julieta (y sus amigos), que ya no está interesada en suicidarse. Aunque no se puede decir lo mismo de Romeo (¿o sí?). No te preocupes, estás a salvo conmigo en lo que respecta a los spoilers… en cuanto al resto, no te sientas tranquilo.

Haciendo juke-boxing por el impresionantemente exitoso repertorio pop de Max Martin (quizás no sepas cuántos éxitos ha coescrito), nos encontramos con una obra excepcionalmente bien estructurada, en la que todos los números musicales encajan perfectamente en su sitio, a la vez que se equilibran con muchos diálogos hilarantes. La reacción del público es asombrosa, ya que cada pequeña pausa es casi una excusa para que estalle en vítores y aplausos. Y admitámoslo: hay momentos en los que son bastante merecidos.

Pero la historia de Romeo y Julieta no es la única historia de amor que trataremos durante este viaje a una Francia de universo paralelo (es cierto, Verona también está fuera de escena). Junto a nuestros héroes conocidos (y de alguna manera, también gracias a ellos), encontraremos algunas nuevas formas de amor prohibido pero al mismo tiempo triunfante. Y ¡qué bienvenidos son todos ellos! Porque, al menos en mi caso, incluso me importan más tanto May (que el nombre no os engañe) como François y, por otro lado, Lance y la Enfermera, sobre todo cuando tiene lugar su escena de sobremesa… No, ¡no es lo que piensas! Bueno, más o menos no es lo que piensas…

¡Basta de chistes malos y pensamientos sucios! Pongamos nuestras mentes en algo más… bueno, menos… En fin, hablemos de los decorados. En una niebla de luces llamativas y brillos, el mundo de l’amour cobra vida a través de un diseño bastante eficaz, donde la estética y la practicidad se fusionan para ofrecernos una excelente narración visual, combinada con momentos de belleza y ocasionalmente de gran espectacularidad. En cuanto al reparto, la actriz principal, Miriam Teak-Lee, hace buena justicia al papel principal, tanto por su buena voz como por sus habilidades interpretativas, además de la increíble química que comparte en el escenario con el brillante Tom Francis (Romeo). Sin embargo, son los recién llegados, Julius D’Silva (Lance) y Keala Settle (Nurse) los que más destacan – mostrando una increíble resistencia y presencia escénica, así como un hueso de comedia ridículamente natural (especialmente el primero).

Crédito: Johan Persson

No desperdicies tu amor en alguien que no lo valora. Puede que las citas de Shakespeare sigan siendo mucho más valiosas de lo que cree su mujer. Y es que ésta también resume perfectamente el mensaje principal de la serie. Puede que haya algunas moralejas con las que no esté del todo de acuerdo, pero en general es un buen espectáculo desenfadado, en el que sin duda se garantiza un buen puñado de risas e incluso se inspira para buscar la propia felicidad. Al fin y al cabo, la felicidad es lo que debe ser la vida. Y la vida es lo que debe ser el arte (y por tanto el teatro).

4/5 estrellas.

& Juliet se representa en el Shaftesbury Theatre de Londres de lunes a sábado. Las entradas pueden adquirirse en el siguiente link.

Por Guillermo Názara

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: