Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

En un pueblo desconocido de algún lugar de Canadá, los lugareños se enfrentan a la heroica tarea de acoger a pasajeros aéreos extranjeros en el amanecer del día que cambió no sólo la Historia de América, sino la de todo el mundo. Guillermo Názara repasa a continuación la producción londinense de Come From Away, para compartir su opinión y visión sobre uno de los musicales que durante años se ha convertido literalmente en la comidilla de la ciudad.

En el noroeste de Londres, en un local llamado The Phoenix, hay un musical… La gente dice que es una de las mejores producciones de la ciudad… y se llama Come From Away. Todo el mundo ha oído hablar de él y todo el mundo está relacionado de alguna manera con los acontecimientos que mueven su trama…

Hep!

Bienvenido a mi crítica – si estas cosas son tu tipo

Aquí descubrirás si este espectáculo merece la pena.

Tal vez hayas oído rumores, pero estoy aquí para aclararlo

Déjame decirte ahora si deberías darle una oportunidad a esta obra

Cualquiera que haya visto el espectáculo (aunque sea una sola vez) sabe a qué melodía pongo letra (si se van a leer la versión en inglés). Han pasado un par de semanas desde que por fin fui al musical que taaaan (…continuará) me han recomendado muchos amigos, y todavía no puedo quitármela de la cabeza -y mucho menos evitar que mis pies zapateen instintivamente a su ritmo-. Hablando de una apertura poderosa… Pero puede que esa sea la esencia misma de esta obra: un reflejo de su propio argumento. Al igual que los habitantes de Terranova acogen a sus extranjeros con los brazos abiertos, la sensación de acogida y facilidad te irradia como espectador, dándote la extraña aunque reconfortante sensación de que acabas de llegar a un lugar desconocido, pero que te anima a explorarlo. ¿Te apetece acompañarme?

Un flashback a la estela del 11 de septiembre de 2001 – y todo lo que, tristemente, sabemos que se avecina. Mientras la zona de vuelo americana se bloquea para evitar más ataques, 7.000 pasajeros aéreos se ven repentinamente bloqueados en su destino final, sin otro lugar más cercano para aterrizar que la tierra canadiense. Pero será esa desafortunada tragedia la que les lleve a la experiencia más enriquecedora y memorable de sus vidas. Todo ocurrió de verdad (aunque no con ningún canto). Y una vez más, la realidad demuestra ser una de las mejores fuentes de narración, lo que al mismo tiempo es el rasgo más fuerte de este musical.

Teatralidad. Esas palabras resumen este espectáculo casi a la perfección. Y también puede ser la mejor razón para ir a verlo. Con un libreto y una dirección brillantes, esta obra es una delicia para todos los apasionados de este arte. Con el uso de unos decorados mínimos (aunque estéticos) y con la sola ayuda del atrezzo y el bloqueo para todos los cambios de escena, esta producción es un excelente ejemplo de que menos puede ser más, y de que aprovechar lo que un determinado medio sólo puede hacer es probablemente el camino correcto. Con unos personajes muy convincentes, a la vez entrañables y relacionables (todos escondemos una Anette fácilmente excitable en nuestro interior), y unos diálogos ocasionalmente hilarantes, el ritmo es admirable y agradecidamente instensivo – haciendo de este musical un triunfo en lo que respecta a la estructura y el desarrollo de la historia.

¿Debemos decir lo mismo de la música? Hmmm. Quizá no tanto. Y no es que las canciones sean malas, sino que son todas demasiado parecidas. Aparte del número inicial (que luego se repite en el final), el resto del repertorio es muy difícil de recordar, y es muy improbable que salga del recinto tarareando cualquier otra parte que no sea su himno inicial. Algunos dirán que una buena partitura no necesita eso, siempre que sea eficaz desde el punto de vista narrativo. Incluso pueden añadir que las melodías que son demasiado pegadizas es porque son demasiado simples. Yo no estoy de acuerdo. Y tenemos una larga, larga lista de pruebas de teatro musical para desacreditar esa opinión. Pero sigamos con la crítica.

¿Qué pasa con los locales? ¿Y los extranjeros, es decir, los que vienen de fuera? ¿Y los que llamamos «El Reparto»? Empecemos por su propia construcción, porque eso merece absolutamente una mención. El hecho de que un mismo actor interprete varios papeles en una misma producción no es algo inaudito, aunque la transformación se haga ante el público. Pero hacer que funcione y, sobre todo, que sea comprensible para los espectadores, suele requerir algo más que un dolor de cabeza, y sospecho que los creativos han necesitado algunas aspirinas. Citando otro musical (espero que a los productores no les importe que haga publicidad del concurso): ¡funciona, funciona, funciona, FUNCIONA! Y no es sólo lo bien que lo hace, sino que también hace que esta pieza destaque y contribuya al ritmo optimista de toda la trama.

Pero demos también algo de crédito a los campesinos y viajeros, ya que el equipo londinense presenta algunas elecciones realmente buenas en cuanto a su reparto. La estrella del West End Alice Fearn (cuyas habilidades de vuelo ya han sido demostradas en algún otro musical ecologista) hace un trabajo deslumbrante en el personaje de la incontrolable (créanme, lo es) Anette y también como la dama piloto Stephanie – ambas destilan naturalidad y algo de meneo. Sin embargo, es posible que el papel le resulte demasiado cómodo, ya que la sensación que se percibe es que el papel está demasiado bien aprendido, lo que borra la sensación de espontaneidad y la sustituye por una interpretación metódica, cautelosa y a veces automática. James Doherty, en el papel del alcalde (y de muchos otros), interpreta el papel maravillosamente – mostrando su carisma innato y su extraordinario hueso de comedia. Pero mi mayor aplauso se lo llevaré en este caso a Jonathan Andrew Hume, por su increíble dualidad interpretando a uno de los Kevins (también nos pareció simpático al principio…) y a Ali – dos realidades opuestas perfectamente englobadas por un solo intérprete.

Se acabó el tiempo y debo responder a la pregunta (que yo mismo me hice, de todos modos…): ¿merece la pena el bombo de Come From Away? Yo creo que sí. Puede que no sea perfecto, pero sin duda hay calidad y muchos ingredientes que lo hacen único, y por lo tanto no se puede dejar pasar. La prueba más fehaciente es la propia reacción del público cuando asistí: el espectáculo arrasa por completo. Sólo me remito al comentario de mi amigo Bryan cuando salimos del teatro: «¡Estoy sorprendido del entusiasmo del público por una matiné!». Eso lo dice todo.

4/5 estrellas.

Come From Away se representa en el Phoenix Theatre de lunes a sábados. Las entradas están disponibles en el siguiente link.

Por Guillermo Názara