Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

La compañía Martelache retoma la producción de este nuevo montaje en el que se entrelazan diferentes historias románticas, narradas a través de la crítica y un humor ácido. Dirigido por Juanma Cifuentes y escrito por Chema Rodríguez-Calderón, la obra saca a relucir los problemas de relacionarse en la sociedad actual, en la que menudo somos incapaces de soportarnos a nosotros mismos.

Ni siquiera dos meses de confinamiento ni las más contradictorias restricciones han podido evitar la propagación de esta historia, en la que lo raro es no estar un poco pirado (por ser amables) cuando se trata del amor. Tras suspender su estreno original el pasado mes de marzo, la compañía Martelache regresa con su última creación, Histerias de Amor, una comedia ácida en la que la que el enamoramiento y las taras mentales se dan la mano en un carrusel de tramas románticas.

Dirigido por Juanma Cifuentes, un veterano del humor al que también hemos visto en series como Gym TonyLa que se avecina, y con texto original de Chema Rodríguez-Calderón, la obra se desarrolla en un tren, en el que se suceden y entrelazan diversas historias (o “histerias”) que sacan a relucir los problemas que a menudo todos vivimos en estas situaciones, fruto de una sociedad que, según sus autores, está marcada por “la prisa, el narcisismo y la incapacidad que tenemos a menudo de entendernos y soportarnos a nosotros mismos”.

El reparto lo conforman David Carrio, Marta Ochando y María Simón, además del mismo Rodríguez-Calderón, cuyo anterior montaje, Clásicas Envidiosas, le supuso la nominación al Premio Max a Mejor Autor Revelación. Por su parte, Juanma Cifuentes cuenta con una extensa trayectoria en el teatro, y de su trabajo como director se ha comentado que “imprime la comedia de ritmo y musical” y que “sin dudad, sabe cómo hacer reír al público”.

Histerias de Amor se representará los domingos a las 19:15 h desde el 1 de noviembre. Las entradas ya están disponibles en la web del teatro próximamente.

Por Guillermo Názara