Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Tras su paso y buena acogida en varios festivales de teatro clásico, llega a Madrid el espectáculo musical que rinde homenaje al oficio del espectáculo tomando el Barroco como punto de partida. Mezclando textos de los grandes autore30s del Siglo de Oro, la obra narra la historia de un grupo de actores del siglo XVIII, cuyas almas están condenadas a vagar por toda la eternidad, mientras reflexionan sobre el estigma social y la falta de libertades.

En un purgatorio del que ocho almas son prisioneras, sus espectrales figuras invocan sus anhelos y sentimientos, sus momentos vividos e incluso sus propios secretos. El eco de sus voces lo arropan las portentosas teclas de un piano, sobre el que cuatro manos se deslizan por una tonalidad de géneros. El canto gregoriano se encuentra con el jazz y el ragtime, mientras los inmortales versos de Calderón, Lope de Vega y Shakespeare retumban alrededor. No es un sueño, no es una fantasía, es una nueva forma de teatro musical, y son solo dos las oportunidades para probarla.

Tras su éxito en el Festival de Almagro y en Clásicos de Alcalá, Un Musical Barroco regresa por un tiempo muy limitado, para ofrecer, esta vez en el centro de Madrid, la oportunidad de experimentar su homenaje al oficio teatral, tomando el Siglo de Oro como punto de partida. Con una estética inspirada en los bufones de Lecoq, el elenco lo componen Víctor Antona, Eduardo Gutiérrez, Esther Acebedo, Ana Crouseilles, Arantxa Garrastázul, Aitor de Kintana, Ana Paradinas y Amananta Murana, que darán vida a una troupe de actores del siglo XVIII.

El montaje es una creación de la compañía Proyecto Barroco, con la que debuta la directora María Herrero, y en la que se narra la historia de un conjunto de intérpretes contratados por el Duque de Ochoa, que sufrirán un fatal accidente de carro durante un viaje hacia su siguiente lugar de representación. Sin derecho a ser enterrados en un cementerio de la época por el hecho de ser cómicos, sus almas y testimonios estarán condenados a vagar por toda la eternidad, y así reflexionar sobre el estigma y la falta de libertad de la sociedad en la que en una ocasión vivieron.

Un Musical Barroco se representará en el Teatro Infanta Isabel el viernes 24 de enero y domingo 2 de febrero. Las entradas ya están disponibles en taquilla y en el siguiente enlace.

Por Guillermo Názara