Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Los días 17, 18, 23 y 30 de septiembre, el Teatro Luchana nos invita a sumergirnos en un universo mágico en el que bondadosos artesanos reparan los corazones rotos de la gente, y en el que algunas personas son tan frías que ni siquiera tienen corazón. Guillermo Názara conversa con Josep Ferré y Georgina Cort, mentes creadoras del musical Taller de Corazones, un espectáculo íntimo y misterioso que, a través de los textos, canciones y bailes interpretados por Naím Thomas y Anabel García, explorará los sentimientos más profundos del ser humano.

¿Por qué optar por el musical para contar esta historia?

JF: Porque es un género en el que nos sentimos muy identificados tanto en formación como en experiencia y nos resulta agradable y placentero contar historias con música, canciones y coreografías, unidos en un todo que es la dramaturgia.

GC: Después de año y medio con nuestro primer montaje de teatro familiar, Josep y yo empezamos a buscar otra historia que llevar al teatro. Buscando en la biblioteca en la que me encierro a menudo, descubrí este relato de Arturo Abad y enseguida llamé a Josep y le dije: “He encontrado algo que me fascinado, pero no quiero que sea una historia para niños. No me parece que trate temas para niños, aunque sí los toca desde la ficción fantástica y te necesito otra vez a mi lado porque quiero que sea realmente especial”.  Él me dijo: “¡Vamos! Si estas segura, vamos. Pero hay mucho trabajo”. Y aquí estamos…

Piano, cello y voz. Un formato de musical muy distinto al que solemos encontrar en la Gran Vía…

JF: No pretendemos parecernos a los musicales de la Gran Vía, en primer lugar porque estos son de gran formato, mientras que nosotros hacemos teatro de pequeño formato, con menos recursos económicos, íntimo, profesional y de proximidad. Estamos más cerca del teatro de texto con música que no del musical convencional de la Gran Vía.

¿Es la música el corazón de la obra?

JF: Es un elemento imprescindible para contar la historia como a nosotros nos gusta hacerlo. La música es el subtexto constante: cuenta, subraya, amplifica, contextualitza, etc, tanto a ideas, tramas, personajes, sentimientos.

GC: Sí, es fundamental porque una de las cosas que mas me impactó es las ilustraciones y la estética creada por Gabriel Pacheco, el ilustrador del relato, quien siempre ha estado muy en contacto con nosotros y nos cedió la imagen de la portada del libro para transformarla en una portada cautivadora con las fotos de Moisés Fernández.

La sociedad es tristemente egoísta en su mayoría

Argumento o números musicales. ¿Qué ha sido más importante conforme ha avanzado la creación de este show?

JF: Nada es más importante.  Esperamos que la música y el argumento acaben siendo la misma cosa, no lo contemplamos como elementos diferenciados.

GC: Las dos cosas son muy importantes porque las letra de las canciones aportan mucha información de Matías y Beatriz y de sus sentimientos, formas de amar y ver la vida. La música, para nosotros, es otra forma de lenguaje e incluso mucha gente la entiende mejor a menudo. Yo siempre les digo que los músicos son igual de importantes que los actores en la función, y sus solos son como monólogos, no son simple acompañamiento.

Matías, el hombre sentimental y Beatriz, la mujer fría. ¿A quién se parece más la sociedad?

JF: Sin duda a Beatriz. La sociedad es tristemente egoísta en su mayoría…

GC: La sociedad es una mezcla de los dos, en muchos sentidos, todos tenemos diferentes formas de entender las relaciones personales, no solo de amor romántico o el paso del tiempo o la vida o la muerte incluso.

¿Hace falta un taller de corazones en la vida real?

JF: Hace falta sobretodo la bondad, altruismo real y el amor de Matías.

GC: Los talleres de corazones existen, todos tenemos a alguien que nos da ilusión o a alguien que nos repara por dentro con un abrazo o a alguien que esta ahí o incluso nos da un empujón para aprender a querer incluso a nosotros mismos. Existen pero si existieran como una tienda estoy segura que tendría mucha demanda .

¿Por qué hay que ver ‘Taller de Corazones’?

JF: Porque, a parte de ser una historia preciosa, esperamos tocar la fibra del espectador en lo emotivo.

GC: Por muchas razones: primero, por la mezcla que creo hemos logrado entre la historia la música; segundo, porque es algo que nos hará pasar un momento especial, estoy segura, lleno de magia y amor por lo que hacemos; y por último, porque es algo de creación distinto con música en directo y con unas voces y unos actores increíbles.

Tras su paso por Madrid, Taller de Corazones se representará en el Teatro Carrión de Valladolid el 21 y 22 del mismo mes. Las entradas ya están disponibles en taquilla y en la web de las salas.

Por Guillermo Názara