Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El actor se sube a las tablas del Teatro Arlequín con esta nueva obra sobre las ataduras que todos hemos sentido en nuestras vidas, y que nos invitará a reflexionar a través de divertidas situaciones entre el dueño de una empresa y el trabajador que acaba de despedir. Escrita y dirigida por el propio Aldán, el reparto lo completa Israel Criado, quien le enseñará a su ex jefe otra forma de enfrentarse al mundo, lejos de su estresante rutina alejado de su familia.

La verdad es que no hay mejor momento del día que cuando empezamos la jornada. Es maravilloso pensar en lo que se avecina: las largas horas de oficina, la presión y el estrés constantes, las miles de tareas inútiles que no forman parte de tu trabajo pero que intentan que hagas igualmente… Todo es fantástico. Y aunque lo que más deseas durante esas -supuestas- 8 horas es mandarlo todo a… (bueno, ya sabemos muy bien a dónde), a menudo te toca aguantar con una sonrisa más o menos sincera, mientras dentro de ti comienzan a surgir sentimientos que hasta entonces desconocías. Pero en medio de tanta desesperación, el teatro vuelve a ofrecernos esa pequeña chispita de esperanza, con un espectáculo que promete que unos cuantos se desahoguen en un mar de risas.

Tras el éxito de Espinete No Existe, Eduardo Aldán se trasla al Teatro Arlequín con El Jefe, una comedia irreverente bajo un lema para el que todos tenemos respuesta bastante consensuada: ¿le dirías a tu jefe lo que realmente piensas de él si no pudiera despedirte? Un texto que promete mucho humor y ternura, además de liberarnos de las ataduras que muchos sienten en sus vidas hasta que finalmente se convierten en sus propios jefes. Escrita y dirigida por el propio Aldán, el elenco lo completa Israel Criado, que interpretará a un empleado recién despedido, y que por circunstancias del destino, pasará la noche de fin de año encerrado con su ex jefe.

Será entonces cuando se desencadenarán los momentos más desternillantes de la historia, al entrar en conflicto dos personalidades tan distintas: por un lado, el jefe estricto, adicto al trabajo y consumido por el estrés, que pese a dirigir una empresa de chocolate, su vida es absolutamente amarga, sin nada de tiempo que dedicar a su familia; mientras que el trabajador es todo lo contrario. Después de esa noche, ambos cambiarán para siempre, y quizás el público -al que se le invitará a reflexionar en varias de las situaciones- también lo haga. Y si no, al menos se irá a casa con un buen vaso de chocolate caliente. No es tan trascendental, pero sacia igualmente…

El Jefe se representará en el Teatro Arlequín desde el 1 de febrero, con funciones los jueves a las 20:30 h; viernes y sábados, a las 20:00 y 22:00 h; y los domingos, a las 20:00 h. Las entradas ya están disponibles en taquilla y en la web del teatro.

Por Guillermo Názara