Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Glee Club Paracuellos regresa con una de sus producciones más ambiciosas, basada en la popular historia creada por L. Frank Baum. Con un elenco de más de 30 niños, el montaje proviene de una iniciativa que busca promover las artes entre los más pequeños, acompañados del trabajo conjunto de sus padres y todos los que quieran colaborar para apoyar la formación en el espectáculo.

Con las Navidades acechando en cada rincón de nuestras vidas, ni siquiera el más huraño puede evitar caer en la tentación y dejarse embaucar por el enternecedor (y costoso) espíritu de las fiestas. ¿Y quién mejor que el teatro para darnos ese subidón de fantasía que tantos buscamos durante estas fechas? El Reina Victoria no ha hecho oídos sordos, y desde este puente nos ofrece una producción pensada especialmente para estas vacaciones.

The Wizard of Oz (Young Performers Edition) llega a Madrid de la mano del Glee Club Paracuellos, para presentar una versión única interpretada por los verdaderos protagonistas de las Navidades: los niños. Más de 30 jóvenes actores recrearán la popular historia de L. Frank Baum, que narra la historia de la pequeña Dorothy, quien vivirá una trepidante aventura tras aterrizar en el fascinante país de Oz. Un gran clásico repleto de canciones memorables además de una gran simbología, valores, comedia y acción.

Fundado en 2014, el Glee Club Paracuellose es una asociación cultural cuyo objetivo es fomentar las artes escénicas entre los más pequeños, además de servir como plataforma para el desarrollo de iniciativas artísticas protagonizadas por niños, fomentando el trabajo conjunto de padres y colaboradores desinteresados y con fines altruistas. En sus cuatro años de vida ya cuentan con experiencia y reconocimiento, con dos producciones a sus espaldas: “Into The Woods” en 2016 y “Annie Jr” en 2017.

The Wizard of Oz (Young Performers Edition) podrá verse del 6 al 30 de diciembre en 13 funciones exclusivas. Las entradas ya están disponibles en taquilla y en la web del teatro.

Por Guillermo Názara