Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Durante el mes de diciembre, la sala acogerá esta obra que ridiculiza a aquellos que creen que la homosexualidad es una enfermedad. El montaje, escrito y dirigido por Alberto F. Prados y con canciones originales de la Compañía La Lirio, narra una historia repleta de giros inesperados, en la que ser uno mismo puede convertirse en una odisea.

Para los que dicen que no es algo natural; para los que lo consideran “una desgracia”; para los que afirman que “no tienen nada en contra, pero…”; para los que están convencidos de que “es raro”; para los que la aceptan “siempre que no se note”; para los que van de modernas progresistas pero siempre tienen algo que comentar; para los que se escudan en su religión para criticarlo. Acaba de nacer un musical perfecto para todos vosotros, ¡y con garantía curativa! Solo que en vez de sanar lo que llamáis enfermedad, es un remedio para un mal que padecéis: la homofobia.

La cura, escrita y dirigida por Alberto F. Prados, y canciones de Cia Campillo, se cuela en la programación de Microteatro por Dinero durante diciembre. En el mes de los musicales, la sala representará esta obra que promete hacer reír a través de tópicos gays y canciones muy gamberras. Todo ello acompañado de la sátira hacia esos pseudomédicos que dicen curar la homosexualidad como si fuese una enfermedad.

En la trama, el Doctor HomoFin dice tener la cura definitiva para esta orientación. J.J, un joven sin ningún problema aparentemente, acude a su consulta obligado por su madre. Como si de un concurso de TV se tratase, el doctor pondrá a prueba al paciente con el fin de dar con el tratamiento perfecto. Comienza así una trama llena de giros inesperados en la que ser uno mismo puede convertirse en una odisea.

La cura los miércoles y sábados de diciembre durante la Sesión Golfa, a partir de las 22:30h, y contará con las interpretaciones de Enrique Cervantes, Ignacio Castillo y Rafael Bueso (OT 2009). Puedes comprar tus entradas en taquilla o en este enlace.

Por Guillermo Názara