Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Mientras La Jaula descansa unas semanas antes de volver a encender sus focos, Alberto Vázquez regresa a su faceta de cantante con su nuevo álbum Recordando Eurovisión, un disco que recoge once de los temas más famosos del mayor evento musical del mundo. Guillermo Názara conversa con el artista sobre uno de sus proyectos más personales, que da un giro completo a algunas de las canciones más míticas de los 60 a los 90.

Desde pequeño soñabas con representar a España a Eurovisión, ¿se cumple así una de tus mayores ilusiones?

No, y no creo que eso ocurra nunca. En realidad esto es un homenaje a toda esa generación para la que este festival era algo muy importante. Hoy en día sigue siendo el mayor evento musical a nivel internacional, pero cuando yo era niño era un acontecimiento realmente estratosférico. Para los amantes de la música era como el colofón: ver cada año quién iba a representarnos, cuando todavía era lo bastante iluso para creer que eso era una lotería; más adelante te das cuenta de que lo que hay detrás es un manejo. Pero de pequeño vivía esa ilusión cada año, y recuerdo cómo contaba los días –incluso los meses- para que llegara el día. Disfrutaba como un enano, decepción tras decepción (risas).

El CD incluye temas que van de los 60 hasta los 90, ¿por qué esperar hasta ahora para grabarlo?

Los contactos me han surgido ahora, además de que antes el trabajo me impedía centrarme en este álbum. Hace cinco años saqué Canciones robadas, un CD que para mí fue una experiencia maravillosa. Pero entre series y espectáculos no he podido ponerme con otro hasta ahora. Un disco te lleva mucho tiempo de preparación y posproducción. Quería hacerlo con el tiempo y las ganas suficientes. Ha sido casi un año de trabajo, en el que he tenido que grabarlo tres veces en tres estudios diferentes.

¿Cómo surge la idea de hacer este álbum?

Era una idea que me rondaba por la cabeza desde hace tiempo. Lo hablé con un grupo de eurofans, y empezamos, medio en serio medio en broma, a elegir repertorio. También investigamos qué había sido de sus cantantes. Muchos siguen en activo, como es el caso de Vicky Leandros. Poco a poco me fui entusiasmando, así que lo hablé con mi hermano Gustavo –eurofan número 1-, y él se ocupó de conseguir las letras y las adaptaciones de los temas. Paralelamente se lo comenté a Carmelo Martínez, que ha hecho la primera producción, y Borja Arias, autor de la mayoría de los arreglos; y a la vez con los estudios para planificar la grabación. Poco a poco, todo se fue hilvanando.

Todos los temas los ha interpretado con una versión actualizada. ¿Qué es lo más distintivo de estas adaptaciones?

Los ritmos se han renovado por completo. Suena muy moderno, pero evidentemente hemos respetado las grandes melodías que tienen la mayoría de ellas. Casi todas conservan bastante de la estructura original, salvo Waterloo de ABBA, además Lalalá y Vivo Cantando, que las hemos unido en un mismo tema. Están muy actualizadas, con una estética muy de ahora, aunque muy reconocibles. Hay estilos muy diferentes: baladas, jazz, sonido de Nueva Orleans, acústico con guitarra, etc.

Waterloo es probablemente uno de los temas más importantes de este CD. ¿De dónde surge tu vinculación con ABBA?

Siempre he estado fascinado con Anna, esa mujer rubia que venía de Estocolmo. Parecía un hada de los cuentos, y tenía una voz de ángel, que parece que te está cantando al oído. Y por otra parte, los temas de ABBA son excepcionales. Cincuenta años después siguen siendo superventas y todavía suenan como si los hubieran compuesto ayer. Siempre he sido un fan incondicional de este grupo, recuerdo al detalle cuando ganaron en Eurovisión; yo tenía solo 12 años. La vida me trajo el regalo de poder estrenar en castellano el musical de Mamma Mia!, en el que yo interpretaba a uno de los padres. Grabar el disco, conocer a los componentes del grupo y que ellos te feliciten por tu trabajo… Jamás lo habría imaginado. Siempre que miro la foto que tengo con Frida y Bjorn, no me lo creo. Por esta razón, Waterloo no podía faltar en este disco. Pero no queríamos hacer una versión popera o llena de coros, ni tampoco con los ritmos originales, más que nada porque la versión de ABBA es insuperable. Por eso hemos querido darle la vuelta completamente.

Si por algo destaca esta grabación es porque se ha hecho de una sola toma y sin parar. ¿Por qué asumes semejante reto?

Me parecía muy bonito el desafío de cantar los temas como ellos lo hacen en el festival. Sin embargo, ellos se la juegan a una oportunidad, yo he grabado cada canción unas diez veces, pero del tirón. Cuando lo haces, te das cuenta de lo potente y difíciles que son, sobre todo tres de ellas: La Vie Est Cadeau, de Corrine Hermés; Ne Partez Pas Sans Moi, de Celine Dion; y Après Toi, de Vicky Leandros. Literalmente me he dejado la garganta, pero me apetecía mucho hacerlo así, porque grabarlo como se hace hoy en día me parecía casi faltarles al respeto. Estoy muy contento con el resultado, me parece una propuesta honesta y creo que a la gente le va a gustar.

¿Cómo ha sido el proceso de preparación?

Tuvimos que hacer muchas pruebas antes de ponernos con la grabación definitiva. Resultó muy útil, porque ya iban muy aprendidas. Lo más complicado ha sido la pronunciación del francés. Mi hermano, que es filólogo, me ayudó transcribiéndome las letras fonéticamente. Todavía conservo los papeles llenos de dibujos para orientarme. Básicamente me lancé, cuidándome mucho la garganta y confiando mucho en mi equipo.

¿Hay prevista alguna gira o concierto para promocionar el álbum?

No. Creo que estas canciones solo se podrían interpretar con una gran orquesta, y eso no va a ser posible; no soy Michael Bublé (risas). Lo que sí que haré son presentaciones por varias ciudades, pero será con un estilo muy vintage: cantaré tres o cuatro temas y firmaré los discos. Además, dentro de poco comenzará la gira de La Jaula de Grillos y apenas dispondré de fechas.

¿Veremos pronto un álbum tuyo con temas de musicales?

Ya son muchos los que lo han hecho. Dani Diges ha sido el último y todavía está muy reciente. Así que no creo. Quizás si sigo haciendo musicales, lo que me gustaría hacer sería un recopilatorio de las obras en las que he participado.

¿Por qué hay que comprar Recordando Eurovisión?

Si eres un fan de Eurovisión, no te lo puedes perder, porque incluye once de los temas más míticos del festival. Además, es una pieza casi de coleccionistas, ya que los discos de Eurovisión son muy escasos salvo por los recopilatorios. Ya son muchos países en Europa en los que está teniendo muy buena acogida, y para todos los que queráis comprarlo, podéis encargarlo en esta dirección: recordandoeurovision@gmail.com.

Por Guillermo Názara (@MrNazara)