Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

banderagay

Un año más llega a Madrid la mayor fiesta en defensa de la igualdad de derechos, el amor y, sobre todo, la libertad. El Orgullo LGTB 2016 arranca esta tarde en la Plaza del Rey de Madrid y en Primera Fila nos unimos a la celebración para apoyar la admirable lucha que desde hace años encabeza el colectivo LGTB. Pero que no sean solo nuestras palabras las que leáis hoy en esta entrada; sino las de actores, dramaturgos y directores que han colaborado con nosotros en esta publicación para expresar su  soporte a esta semana, resaltar su incuestionable importancia y denunciar lo que todavía queda por hacer.

“Igual que no existe lo que no se dice, tampoco crea que exista lo que no se representa. Por eso, como dramaturgo y también como espectador, creo firmemente que el mundo que creamos en escena ha de ser tan diverso y múltiple como el que encontramos fuera de ella. Sin coartadas melodramáticas. Sin excusas victimistas. Sin que la identidad sexual sea el único eje de la acción, como tampoco es el único eje de nuestra vida, sino tan solo uno más de los rasgos que nos definen y que nos vuelven tan complejos como, a menudo, inexplicables. No creo en la existencia del teatro LGTB, pero sí defiendo –y practico como autor- la necesaria presencia de personajes LGTB dentro del teatro: el activismo literario no consiste en parcelar la realidad, sino en amplificarla y dar cabida en ella a todas las formas de entender el amor y el sexo que queramos y sepamos contar. Porque la ficción no solo cuenta el mundo, también lo crea y está en nuestras manos –y en nuestras palabras- la opción de cambiarlo y seguir peleando, dentro y fuera de escena, por convertirlo en el lugar de igualdad que aún, por desgracia, no es.” Fernando J. López, dramaturgo.

“El Orgullo es necesario por muchos motivos. Se me ocurren ahora mismo, por ejemplo, 49. 49 personas que en pleno 2016 fueron asesinadas por su orientación sexual en Orlando, a sangre fría y desde las entrañas de la más terrible de las homofobias. 49 vidas arrancadas hacen necesario el Orgullo. Y éste se mantendrá en lucha siempre que haya aunque sea una sola vida que se destruya por su condición sexual. Porque sólo hay una condición: la del ser humano.” Jota Linares, director de teatro.

“Más que orgullo, es saber recordar el por qué se conmemora esta fecha. Las nuevas generaciones debe tomar conciencia de la lucha hecha por las generaciones anteriores, del sufrimiento y del triunfo; del saber que la diversidad es parte de este mundo y que no debe llevar etiqueta o discriminación. Decía el benemérito de las Américas (Benito Juárez): “El respeto al derecho ajeno es la Paz”. Somos cada vez más los que logramos dar y crear conciencia en esta vorágine de vida; disfrutamos la diversidad y su maravilloso resultado; compartimos en armonía la amistad de tantos hermanos y hermanas; gozosos marchamos junto a quienes amamos incondicional y cariñosamente. Abrazo con el alma a todos mis amigos gay los que están y los que ya no.” Juan Navarro, actor y cantante.

“La “vida real” es el aumento de ataques homofobos en el país, y sobre todo en Madrid,la cantidad de odio hacia lo que no se comprende, esos asesinatos en Orlando, la polémica de las fotos expuestas en Sevilla, es la pena de muerte por ser homosexual en todavía demasiados países.  La “vida real” es el “si yo tengo muchos amigos gays, pero normales, vamos, que no se les nota” Es “¿por qué se visten así? ” es “prefiero que mi hijo sea minusválido, o drogadicto, a maricón” es cada vuelta de cuello por ir de la mano o comerme la boca con alguien de mi mismo sexo, o peor aún, cada insulto a eso. La “vida real ” es que tu familia te pregunte en Nochebuena “y tú qué, novia para cuándo? ” y no poder decir “para nunca, porque tengo novio”, es gente preguntándose porque no hay un día del Orgullo Heterosexual. Esa, y mil cosas más, es la “vida real”, que yo veo muy lejana, pero que muchas veces, demasiadas, se convierte en mi realidad, por desgracia.  Estoy orgulloso de ser homosexual y por eso lo pregono, por eso salgo a la Marcha del Sábado lleno de purpurina y con una sonrisa radiante, porque agradezco mucho a toda esa gente que antes que yo lo tuvo más difícil y peleó dando a veces su vida. “ Juan Bey, actor, cantante y dramaturgo.

“Estoy rodeada de amigos y compañeros gays, seres que quiero mucho y con los cuales puedes contar con ellos como si fueran tu familia. El Orgullo Gay es una fiesta para todos, a la cual deberían sumarse las familias. Hace falta tener mayor diálogo con los jóvenes que a veces se sienten marginados por la familia, los compañeros de la escuela. Los que se dedican al arte son burlados. Tiene que haber una educación desde la escuela también. Todos somos humanos y no tienen derecho a hacer sufrir a niños Falta más integración; falta poder lograr que haya más comprensión para este colectivo. Y no quiero meterme con el tema de las adopciones, pero estoy segura cuidarían a sus hijos mejor que otros. ¡Vive y deja vivir!” Patricia Clark, actriz y cantante.

“Es importante celebrar el Orgullo para seguir luchando por la igualdad, una igualdad que aún no existe pese a los grandes avances conseguidos hasta ahora. Las últimas agresiones homófobas ocurridas en España este año son muestra de ello. Precisamente desde el teatro musical se puede combatir esta problemática de varias formas, por un lado intentando promover la normalidad en el retrato de personajes homosexuales, y por otro plasmando el maltrato que todavía hoy sigue sufriendo la comunidad LGBT. Aunque ya se han dado importantes pasos en este sentido, aún queda mucho camino por recorrer.” Omar Atxundia y Gonzalo Fernández Monte, fundadores y directores de ACTeM.

Desde pequeña he convivido con gais y sin temor a equivocarme puedo decir que son las personas más llenas de vitalidad y amor que conozco. Con ellos todo es fácil, lo mismo puedes hablar de cocina que de política o sexo. Son extremadamente sensibles. Adoran a los niños, a los animales, el baile, la música, el cine. Con ellos he pasado momentos geniales en mi vida y son parte de ella con toda naturalidad porque a ellos les puedes contar todo lo que nos gusta o preocupa sin tener que hacer distinciones de género. La comodidad en las conversaciones, de igual a igual sabiendo de su empatía extrema con todas las situaciones, facilita los secretos y confesiones que nos profesamos entre todos. Tener un amigo gay es un tesoro y si yo perdiera su contacto, que no va a ser, me perdería esas conversaciones sin límites y esos momentos adorables como los sigo pasando. Lo sabía desde pequeña cuando en ciertas situaciones ellos resolvían con maestría lo mismo un vestido, una voz o un gesto y todos exclamábamos: ¡¡¡Oh !! ¿Cómo lo has hecho?”. Sencillamente mis amigos son geniales y quien se pierda estas experiencias personales empobrecerá sus relaciones. Va por ellos, sois maravillosos y que siga mucho a años.” “Las Gemelas” Elena y Purificación Navarro, bailarinas.

Y en resumen, porque todavía queda mucho camino por recorrer hasta que la homosexualidad sea algo realmente integrado en la sociedad. Cuando frases como “Yo no soy homófobo, pero…” y actitudes de rechazo hacia la gente con pluma (o hacia  aquellas parejas del mismo sexo que manifiestan su amor públicamente) se conviertan en una conducta olvidada y exenta de cualquier justificación aceptada por la sociedad, podremos hablar de verdadera igualdad. Hasta entonces, se debe seguir luchando para que todos gocemos de las mismas condiciones, puesto que le corresponden a toda persona sin importar su condición sexual. Y para aquellos que argumenten que la libertad de expresión les ampara a la hora criticar a los homosexuales o al “peligroso” lobby gay, tan solo recordar que en cuanto a igualdad de derechos, solo hay una opinión válida: los mismos para todos.” Guillermo Názara.

Gracias a todos los compañeros que han colaborado en esta publicación.