Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

el_trompo_metalico

El Teatro del Arte acoge durante este mes la nueva obra de Heidi Steindhart. Producida y protagonizada por Anabel Alonso, el montaje cuenta con la participación de Jesús Ruyman y Marina Cruz. Guillermo Názara nos cuenta su visión de esta crítica pieza sobre nuestra enfermiza preocupación por la imagen y el afán de libertad.

¿Hasta dónde crees que podrías aguantar la humillación y la injusticia? ¿Realmente es lícito someternos ante la mano que nos da de comer? Catalina tiene todo lo que cualquier señorita de su posición podría desear: dinero, recursos, una buena educación… Además de una mísera existencia carente del más mínimo atisbo de alegría y libertad.

Heidi Steindhart escribe y dirige una obra lo bastante dura, entrañable, ácida e impactante como para despertar en un instante todas las emociones que albergamos dentro de nosotros. Una severa aunque realista visión (en la que, por otra parte, no faltarán las risas) sobre la obsesiva actitud de nuestra sociedad por aparentar aquello que no somos; de querer dominar lo que en verdad no nos pertenece; y de desear escapar de una realidad arbitraria y caprichosa que sabemos que no nos merecemos.

Un texto derrochante de viveza y agilidad brillantemente defendido por la excelente interpretación de Jesús Ruyman, quien se mete en la piel del posesivo padre de Catalina, únicamente preocupado por que se cumplan las insoportables exigencias que impone sobre su hija. Junto a él, Anabel Alonso conforma, mediante una estupenda actuación, el desaprensivo matrimonio cuya única motivación parece ser despreciar a la joven representada por Marina Cruz.

La escenografía y vestuario son el otro punto fuerte de esta producción; cuyo carácter austero y señorial suponen un claro reflejo de la personalidad de sus protagonistas, víctimas de unos valores patriarcales y desfasados. Todo ello compone un perfecto mosaico que da como resultado una de los mejores estrenos teatrales de esta temporada, gracias a su historia cruda, ingeniosa y ocurrente; sencillamente sobrecogedora.

Por Guillermo Názara (@MrNazara)