Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

brotada

Hasta finales de abril, la madrileña Nave 73 nos ofrece un montaje repleto de crudas situaciones; reflejo de las emociones que en ocasiones nos vemos obligados a enfrentar en la vida. Guillermo Názara nos cuenta su visión sobre esta producción protagonizada por Joaquín López-Bailo y Silvia Vacas; en función todos los sábados a las 20 horas.

¿Cómo vives una realidad que sabes que es mentira? ¿Merece la pena sacrificar tu felicidad para que la persona a la que más quieras viva una mera ilusión? Cada sábado, Edu se enfrenta a un duelo del que se siente incapaz de resolver. Una historia repleta de enigmas que ni siquiera su querida Ana conoce, reflejo de hasta qué extremos nuestra voluntad cuando alguien nos importa… y nuestra mente para protegerse del mundo exterior.

Amor, odio y compasión se alternan constantemente en esta vertiginosa montaña rusa de emociones, transmitidas a través de las pasionales interpretaciones de Joaquín López-Bailo y Silvia Vacas; capaces de compartir con sus espectadores el dolor y la confusión de dos personajes destinados a lidiar con  una existencia marcada por la injusticia.

Por su parte, el texto (escrito y dirigido Iván Bilbao) derrocha la misma crudeza y tempestividad de sus protagonistas, esclavos de sus propios sentimientos; situación de la que, de alguna manera u otra, nadie del público ha escapado alguna vez. Durante todo el mes de abril, este nuevo montaje sobre las relaciones sociales aguarda su visita en la Nave 73, esperando a contarles cuán fuerte puede llegar a ser el alma humana; y a su vez, cuán frágil.

Por Guillermo Názara (@MrNazara)