Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

kermes

Cada sábado, el Nuevo Alcalá acoge la última obra de los hermanos Quintana. Guillermo Názara nos cuenta su visión sobre el espectáculo infantil que, al igual que su versión adulta,  nuestra memoria no podrá ignorar.

El cabaret convertido en un show familiar. Parece difícil combinar dos universos tan opuestos. La sensualidad y el atractivo de un espectáculo nocturno frente a la inocencia y la sencillez de los montajes infantiles. Por primera vez ambos mundos se dan la mano, arropados bajo la carpa de una producción que, al igual que su predecesora Noc, genera una impronta imborrable en nuestra mente. Bienvenidos a Kermés.

Extravagantes números musicales alternados con divertidos monólogos; y un humor que despierta la sonrisa tanto en los más pequeños como en sus “gigantescos” acompañantes. El maestro de ceremonias nos invita, entre oferta y oferta –cuando lo vean lo entenderán-, a una velada en la que la risa se convertirá en nuestro inseparable aliado.

Kermés nos brinda la oportunidad de redescubrir aquel olvidado rincón de fantasía del que tendemos a apartarnos al hacernos mayores. No importa lo viejos que nos hagamos, siempre se debe dejar un espacio para aquel niño que aunque tratemos de reprimirlo, se resiste a abandonarnos. Cada sábado, el Nuevo Alcalá nos abre una puerta hacia ese resguardo de sueños e ilusiones.

Por Guillermo Názara (@MrNazara)