Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

noc

Madrid acoge por tercera temporada el show en el que el descaro y la extravagancia son tan solo el punto de partida. Guillermo Názara nos ofrece su visión sobre Noc, una obra en la que la sátira, la elegancia y la excentricidad se vuelven inseparables compañeros de escena.

Atrevido, cómico, sensual… Ninguna enumeración sería lo bastante completa para describir un espectáculo de cabaret que, como ningún otro, supera las expectativas del mejor boca a boca. Fuerza y dinamismo escénico combinada con un elenco de excepcional talento; un cóctel, cuanto menos explosivo, cuyo resultado es el show más recomendable de esta temporada.

Noc, ‹‹noche›› para los húngaros, es ahora también sinónimo de una velada inolvidable, en la que el glamour de los night clubs  y el humor más espontáneo pisan con igual fuerza las tablas del Nuevo Alcalá. Una fiesta que aunque para sus intérpretes tenga fin, permanece viva en la retina del espectador; imborrable a pesar de cuantas otras funciones, tanto teatrales como del día a día, nos toque presenciar.

Impresionantes solos, desternillantes parodias y sorprendentes coreografías capaces de dejarte boquiabierto aun cuando ya has abandonado el teatro. Noc es la demostración de lo que verdaderamente significa la versatilidad en el arte. Una pieza que pese a su pequeño formato, nos genera el mismo grado de asombro que la producción más fastuosa de la Gran Vía.

Hasta finales de diciembre, los focos del Alcalá continuarán alumbrando las actuaciones del cabaret más irreverente de Madrid. Tras dos temporadas cosechando un rotundo éxito, ya no hay excusa para no adentrarse en el seductor universo de Noc y seguir las instrucciones de su maestra de ceremonias: dejar los problemas fuera y, en caso de que al salir de la función regresen, sustituirlos por nuestro momento favorito de la obra.

Por Guillermo Názara (@MrNazara)