Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

image

El musical infantil escrito por Sara Pérez, Tino Antelo y Felipe Forastiere ha regresado a Madrid por la puerta grande. Guillermo Názara nos habla de su experiencia en el reestreno del Compac, precedido por una exitosa temporada en el legendario Teatro Galileo. 

Cinco amigos, una misteriosa desaparición y, sobre todo, una gran aventura; tres ingredientes con los que crear una apasionante historia capaz de encandilar hasta las más grandes estrellas del teatro musical. Laura y el enigma aterriza con fuerza esta nueva temporada; y después de un estreno recibido con una inmensa ovación repleta de “bravos” y entusiastas silbidos, parece que el Compac de Gran Vía acaba de acoger a un provechoso huésped.

Aunque protagonizado por Laura Fernández, la misma actriz que cada sábado se mete en la piel de la ingenua e imprudente Caperucita, lo cierto es que el sorprendente talento de sus intérpretes diluye cualquier barrera entre personaje principal y secundario. A nadie que asista a una función se olvidarán las “complicadísimas” misiones de Súper Pedro ni los pedantes –aunque, curiosamente, entrañables- comentarios de la “sabia” Ana.

No se puede obviar la brillante aportación de Felipe Forastiere  al reparto de la obra, quien además de componer e interpretar su música, encarna al enigmático violinista. Su partitura, empapada del estilo melodioso propio de las canciones de Alan Menken, derrocha una increíble habilidad para permanecer indeleble en nuestras mentes; una proeza que, junto con la perfecta unión que sus temas conforman con los divertidos diálogos de Sara Pérez y Tino Antelo, convierten a este trabajo en lo mejor que, hasta la fecha, he escuchado de este autor.

La escenografía, diseñada por David Pizarro, destaca por su constante juego de sugestiones, haciendo de él su piedra angular en prácticamente cada escena. Una técnica puramente teatral que recuerda a los recursos que el propio John Napier utilizó para los momentos improvisados en el mundialmente aclamado Cats.

Se me podrían ocurrir más motivos con los que animarles a sacarse una entrada, pero estoy seguro de que la magia que sus creadores han hecho emerger sobre el escenario es una razón más que suficiente. Laura y el enigma continuará su andadura sobre las tablas del Compac cada domingo. Una oportunidad para que no solo los más pequeños puedan descubrir la importancia de la amistad; y sobre todo, de seguir soñando.

Por Guillermo Názara (@MrNazara)