Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

los-miercoles-no-existen-cartel

La comedia romántica de mayor éxito en Madrid arranca su quinta temporada en el Teatro Fígaro. Humor, amistad, amor y un poco de drama; son los cuatros pilares de un espectáculo que, de un modo u otro, no te dejará indiferente. Guillermo Názara nos cuenta todo sobre el estreno de la obra –y próximamente, película- que desde hace tres años arrasa en la capital española.

Aquel día me enamoré de la mujer más increíble que había conocido; me desperté abrazado a un tipo del que ni siquiera me acordaba; descubrí el significado oculto de las “relaciones a tres”; intenté encontrar la inspiración para el artículo que me convertiría en un escritor famoso; y cuestioné todas las decisiones que hasta entonces había tomado a lo largo de mi vida. Quizás esto suene a que aquel día fue el más productivo que he jamás tenido –o que cualquiera puede llegar a tener-; a decir verdad lo fue, pero lo cierto es que no me ocurrió a mí, sino a César, Mara, Hugo… ¿Pero qué más da? Lo importante es que todo comenzó un miércoles.

Por quinta vez consecutiva, el Teatro Fígaro vuelve a ser anfitrión de la comedia romántica que más éxito ha logrado en la escena madrileña en los últimos años. Amor, amistad y humor –cuanto más sexual, mejor- son los ingredientes de esta embriagadora poción capaz de atraer a un público que, temporada tras temporada, parece seguir igual de entregado; o incluso más.

Los miércoles no existen parece haberse convertido en un crisol en el que la audiencia deposita sus problemas cotidianos para reírse –o más bien, carcajearse- de ellos gracias a las exageradas escenas en las que se trasforman. Desde un –desgraciadamente- habitual despido hasta temas más fogosos –pueden pensar mal-, lo cierto es que resulta difícil no conectar con alguna de sus situaciones; afortunadamente –¡espero!-, en mi caso no ha sido lo tórrido.

La obra continuará en cartel por tiempo indefinido todos los fines de semana. Si lo que necesitas es inhibirte, reírte o simplemente entretenerte, ¿por qué no hacer una visita al Fígaro? Déjate evadir y haz que tus preocupaciones las vivan y las cuenten otros.

Por Guillermo Názara (@MrNazara)