Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Cabaret

Durante más de una década, ha tenido que compartir su vida con peligrosos soldados nazis, excéntricos roqueros y extravagantes drag queens.  Y es que Carlos J. Benito es uno de los actores españoles con mayor experiencia en el teatro musical, habiendo trabajado en prácticamente todas las obras de gran formato estrenadas en nuestro país. En esta nueva entrevista para Primera Fila, Guillermo Názara conversa con el intérprete sobre los principales hitos de su carrera, así como su participación en los dos grandes producciones de esta nueva temporada, Priscilla Cabaret.

¿Cómo  nace  tu  vocación  por  el  teatro?  ¿Siempre  te  has  sentido  atraído por  este  medio   únicamente  o  también  te  gustaría  trabajar  en  otros formatos?  

Siempre  he  estado  en  contacto  con  el  teatro  y  la  música  de  alguna  manera,  pero fue en  el   colegio  cuando  empecé  a  tomar  clases,  talleres…  Allí  fue  donde  empecé  a descubrir  y   disfrutar  de este  género.  Más  tarde,  en  el  instituto  y  en la  Universidad, fui  conociendo  gente  que   me  asesoró  para  empezar  a  formarme  como  profesional  y poder  cumplir  mi  vocación  y  mi   sueño.  A  pesar  de  sentirme  muy  cómodo  sobre  las tablas  del  teatro  y  amar  este  género,  me   encantaría  y  tengo  pendiente  probar  otros medios.

Tus  inicios  en  los  musicales  fueron  como  miembro  del  ensamble de Cuentos  y  leyendas,   representada  en  Alcorcón.  Háblanos  de  tu  paso  por esta  obra.  ¿Te  enseñó  algo  a  nivel  vocal   o  interpretativo?  

En  ese  momento  yo  venía  de  grabar  un  disco  con  La  década  prodigiosa  y  hacer una  gira   repleta  de  conciertos.  Me  presenté  al  casting  y  me  cogieron.  Fue  una experiencia  muy   bonita  porque  me  permitió  ganar  poco  a  poco  seguridad  en  este género  que  desconocía;   descubrí  la  disciplina  de  un  musical,  la  concentración  que se necesita  en  los  ensayos…  Fue   una  experiencia  que  me  motivó  mucho  más  para dedicarme  al  mundo  del  teatro  musical,  y   por  supuesto  conocí  a  gente  maravillosa y con  mucho  talento con  los  que  años  después  me   volví  a  reencontrar  en  otras producciones.

Más  adelante  diste  el  salto  a  los  musicales  de  gran  formato, concretamente en la  obra Hello Dolly!, en la que acompañabas a una de las más grandes leyendas del teatro español, Concha Velasco.  ¿Qué  retos   supuso  empezar  a  trabajar  en  una  producción  de  estas  dimensiones?  

Yo  entré  para  la  gira  de  la  producción,  una  vez  que  el  montaje  ya  se  había estrenado  en   Madrid.   Después  de  los  castings,  cuando  me  dijeron  que  estaría  en  la producción,  la   sensación  fue  muy  positiva  pero  también  muy  extraña.  Fue  un momento  de  pánico  y  muchos   miedos  al  principio,  porque  era  una  producción inmensa  con  gente  muy  importante,  y  yo  no   dejaba  de  ser  casi  un  niño.  Recuerdo   especialmente   las  primeras  pruebas  de  sonido  y   ensayos  técnicos,  ya  en  el  teatro, delante  de  todo  el  elenco  de  la  producción…  Aunque  lo   intentaba  disimular,  no podía  dejar  de  temblar  entre  la  timidez  y  la  inseguridad.

Pero  poco  a  poco  todos  esos  miedos  se  disiparon.  Estaba  rodeado  de  gente  muy profesional   que  supo  guiarme  de  la  mejor  manera  en  esa  etapa  de  aprendizaje. Esta producción  supuso   un  cambio  muy  importante  en  mi  vida  profesional  y  personal porque  con  ellos  hice  mi   primera  gira:  viajes,  hoteles,  convivencia,  estar  fuera  de casa…  Todos  mis  compañeros  eran   mayores  que  yo,    no  dejaba  de  observarles constantemente  desde  backstage  para  aprender   de  ellos.

Sin  embargo,  no  sería  hasta  tu  llegada  a  Hoy  no  me  puedo levantar cuando  comenzarías  a   labrarte  un  nombre  como  actor  de musicales. ¿Cómo  surgió  la  oportunidad  de  protagonizar   esta  obra?  

A  mí  me  gustaba  mucho  Mecano  desde  siempre.  Me  conocía  prácticamente  todas las canciones;  las  escuchaba  en  casa  desde  que  era  un  niño.  En  esos  tiempos  recuerdo que  había   muchas  audiciones  para  producciones  importantes:  Mamma  Mia!,  We will  rock  you  y  Hoy  No   Me  Puedo  Levantar…  Por  supuesto,  las  hice  todas  y  tuve la  suerte  de  ser  seleccionado  en  los  tres  montajes.  Después  de  meditarlo  mucho,  me decidí  a  formar  parte  de  Hoy  No  Me  Puedo   Levantar.

Los  castings  de  Hoy  No  Me  Puedo  Levantar  fueron  de  las  pruebas  más  duras  y más   largas  que  he  hecho  a  lo  largo  de  mi  vida. Me  probaron  de  todos  los personajes,  como   bailarín,  como  cantante…  Nadie  sabía  cómo  iba  a  funcionar  ni nada  más  allá  de  las  canciones   de  Mecano…  Era  un  proyecto  nuevo,  original  de aquí,  con  un  grupo  conocido; confié  en  él.   Comencé  alternando  el  personaje  de Mario  con  bailarín  y  cantante  del  musical,  y  poco  a   poco  fui  haciendo  cada  vez más funciones  de  Mario  hasta  que  deje  de  bailar.  A  día  de  hoy,   estoy  muy contento  de haber  tomado  esa  decisión.  Hoy  No  Me  Puedo  Levantar  me  ha  dado   muchas satisfacciones  a  lo  largo  de  los  casi  5  años  que  estuve.

En  esta  pieza  interpretabas  a  Mario,    un  intrépido  músico  que  decide abandonar  su  pueblo   junto  a  su  mejor  amigo  para  intentar  vivir  de  su arte.  ¿Qué  destacarías  de  este  personaje?   ¿Supuso  alguna  complicación  o desafío  a  la  hora  de  prepararlo?

Mario  es  un  personaje  que  tenía  una  responsabilidad  vocal  e  interpretativa  a  un nivel  muy   exigente.  Yo  hasta  ese  momento  no  había  hecho  ningún  personaje protagonista,  así  que  fue   un  reto  absoluto  y  hubo  que  trabajar  mucho.  Recuerdo que  cuando  se  me  propuso  la  opción   de  alternarlo,  sentí  una  felicidad  absoluta porque  me  sentía  muy  identificado  con  la  ilusión   del  personaje,  con  los  valores  que tenía  cuando  sale  del  pueblo,  con  las  ganas  de  dedicarse  a   su  sueño…  Y encima, cantar  canciones  que  han  marcado  la  historia  musical  de  nuestro  país,   asesorado  por  los  creadores  de  las  mismas,  para  mí  era  un  regalazo.    El  proceso  de ensayos   fue  durísimo  pero  maravilloso; lo  recuerdo  con  mucho  cariño  entre  todos  y muchas  ganas  de   trabajar  y  hacerlo  bien. Mario  tenía  una  carga  dramática alucinante,  fue  todo  un  honor  interpretarlo.  Le debo  mucho.

Por  otra  parte,  este  musical  ha  sido, después de El  Rey  León,  el  que  más tiempo  ha  estado  en   cartel  en  España.  ¿En  qué  crees  que  radica  este éxito?  
En  nuestro  caso,  estábamos  avalados  por  uno  de  los  grupos  de  más  éxito  de  los 80/90.  Y  una   vez  que  se  accedía  al  teatro,  la  gente  se  encontraba  con  un despliegue  técnico  que  en  la   época  era  espectacular; un  elenco  único  e  irrepetible; una  historia  que  marcó  a  millones  de   personas  y  muchos  se  sintieron  identificados; y  unos  arreglos  musicales  y  vocales   alucinantes…  Creo  que  nunca  antes  se  había hecho  algo  así;  y  la  gente  nos  demostró  que   necesitaban  este  tipo  de  formato  de espectáculo.  Fue  un  auténtico  fenómeno  que  hizo   historia  y  que  todos  vivimos. Fueron  años  de  mucha  exigencia,  se  trabajaba  de  lunes  a   domingo,  con  infantil incluido  y  muchas  funciones…  Y todas  llenas.  Algo  irrepetible.

Tu  siguiente  parada  fue  40  el  musical,  una  obra  compuesta  por  algunos de  los  grandes  éxitos   del  pop  y  rock  español  de  los  últimos  años.  En estos  casos  el  público  suele  tener  bastante   interiorizada  la  versión original  de  los  temas  que  va  oír,  ¿cuál  es  la  clave  para  hacer  que   vuestra  adaptación  satisfaga  sus  expectativas?

En  40  el  musical  se  respetaron  muy  fielmente  las  partituras  originales  de  cada artista  o   canción  porque,  aparte  de  contar  la  historia  de  un  grupo  de  amigos,  uno de  los  objetivos  era   mostrar  algunas  de  las  mejores  canciones  nacionales  e internacionales  que  habían  sido  éxito  en  la  cadena  de  radio  40  principales.  Por tanto,  en  la  interpretación  de  las  canciones  solo   las  voces  eran  diferentes,  los arreglos  musicales  eran  los  mismos.  Solo  se  adaptaban  a  dúos,   solistas  o  a canciones  de  grupo  para  adaptarlas  a  la  historia.  Tuvimos  buenas  críticas  al   respecto,  incluso  por  algunos  de  los  propios  autores  e  intérpretes  originales  de  las mismas.

Más  tarde  interpretaste  al  disciplinado  aunque  bondadoso  Capitán  Von Trapp,   coprotagonista  de  la  obra  maestra  de  Rogers  y  Hammerstein, Sonrisas  y  Lágrimas.  Han  sido   muchos  los  montajes  y  adaptaciones   que se  han  hecho  de  esta  pieza,  ¿te  sirvió  de   inspiración  alguna  a  la  hora de preparar  tu  personaje?

No, en  absoluto.  Debido  a  mi  edad,  tuvimos  que  buscar  mi  propio  Capitán  Von Trapp.  De   hecho,  la  película  no  la  había  visto  entera  ni  una  sola  vez.  Únicamente, cuando  me  presenté   al  casting,  vi  la  primera  parte  de  la  película  para  ver  de  qué iba…  pero  nunca  más  lo  retomé.

Gracias  a  Jaime  Azpilicueta,  y  después  de  un  durísimo  proceso  de  ensayos, construimos  un   personaje  precioso  lleno  de  matices  que  también  me  marcó  para toda  la  vida.  Trabajamos   mucho  la  templanza  de  un  personaje  así,  el  peso  escénico que  debía  tener,  la  manera  de   hablar,  de  caminar,  de  cantar  un  clásico…  todo.  Fue una  masterclass  con  un  verdadero   maestro;  y  es  que  hasta  entonces,  sólo  me  había metido  en  la  piel  de  adolescentes  rebeldes.   El  reto  fue  conseguir  ser  un  padre  de familia  viudo,  con  7  hijos  a  mi  cargo  y  retirado  de  la   marina  naval…  toda  una experiencia  enriquecedora.

En  esta  obra  has  participado  tanto  en  la  producción  permanente  del Coliseum  como  en  la  de   gira.  A  nivel  actoral  o  de  montaje,  ¿destacarías alguna  diferencia   entre  ellos   o  alguna   dificultad  característica  de  cada formato?  

La  única  dificultad  con  el  montaje  ha  sido  adaptarlo  a  cada  escenario  de  cada teatro,  porque   ha  sido  siempre  la  misma  escenografía  original. En  cuanto  al  nivel actoral,  siempre  ha  sido  revisado  y  cuidado  por  nuestro  director  Jaime   Azpilicueta, por  tanto  siempre  ha  estado  al  nivel  necesario.

También  has  dejado  tus  huellas  en  el  sector  audiovisual,  principalmente gracias  a  la  webserie  Entre  amigos.  ¿Cómo  surgió  la  oportunidad  de participar  en  este  proyecto?  

Recibí  una  propuesta  y  probé  a  hacerlo.  La  trama  de  mi  personaje  es  muy  bonita, llena  de   amor  y  algún  que  otro  conflicto  que  me  apetecía  mucho  llevarla  a  cabo. Grabamos  cuando  se   puede  y  nuestras  agendas  se  ponen  de  acuerdo,  pero  ya llevamos  un  tiempo,  no  me  requiere   mucho  sacrificio  y  me  siento  muy  cómodo compaginándolo  con  el  resto  de  proyectos.

La  pasada  temporada  te  uniste  al  elenco  original  de  Priscilla:  Reina  del Desierto,  en  el  que   has  sido  el  cover   de  Tick,  protagonista  del  musical. Si  hubiera  algo  que  hace  que  este   personaje  sea  único,  ¿para  ti  qué sería?  

Para  mí,  este  personaje  es  un  auténtico  regalo.  Convive  con  un  conflicto  de aceptación  muy   triste  que  al  final  de  la  función  se  resuelve;  y  para  llegar  hasta  ahí, lleva  a  cabo  un  viaje  con   sus  amigos  entre  risas,  llantos,  aventuras  y  mucha música. Es  un  personaje  muy  real;   cualquiera  nos  podríamos  sentir  identificados  con  él… Me  tiene  enamorado  completamente.   La  temporada  pasada  interpretaba  a  Tick  cada dos  semanas,  y  esta  temporada  estaré  de   alternante  del  mismo  haciendo  una función  semanal.

Además  de  dar  vida  Tick,  también  formas  parte  del  ensamble  de Priscilla.    ¿Cuál  es  el  secreto   para  poder  alternar  tantos  roles?  ¿Alguna vez  has  confundido  las  líneas  de  algún  personaje   con  las  de  otro?  

Cuando  formo  parte  del  ensamble  de  Priscilla,  no  tengo  nada  de  texto;  son pequeños   personajes  que  cuando  estamos  en  escena,  apoyamos  la  acción  de  los protagonistas.   Bailamos  y  cantamos  en  directo  con  ese  vestuario  maravilloso  tan vistoso  y  que  tantos   premios  a  obtenido.  Es  todo  un  privilegio  llevar  esos  trajes, estoy  muy  feliz  con  esta   aventura.

En  esta  nueva  temporada  estarás  en  Cabaret,  en  el  que  interpretarás  a Cliff.  ¿Qué  nos   puedes  adelantar  sobre  esta  producción?  

Lo  único  que  te  puedo  adelantar  es  la  espectacularidad  de  la  escenografía. La  puesta en   escena  tan  sorprendente; y  el  elenco,  maravilloso.  Nadie  se  lo  puede  perder porque  es  una   propuesta  que  dejará  con  la  boca  abierta  a  todo  el  que  lo  vea.

A  día  de  hoy  llevamos  casi  4  semanas  trabajando  duro  y  te  puedo  decir  que  estoy muy  feliz   de  formar  parte  también  de  esta  gran  producción  de  un  clásico  como este. Es  todo  un  reto;  y   más  aún  porque  esta  nueva  propuesta  de  Cabaret  estará dirigida  por  Jaime  Azpilicueta. Por   tanto  vuelvo  a  ponerme  a  sus  órdenes  para crear un  personaje.  Estoy  muy  agradecido  de   volver  a  aprender  tanto  de  él  y  con  él. Estaré  como  alternante  interpretando  a  Cliff,  haré  una   función  semanal  y  el  resto de  funciones  estaré  con  Priscilla  entre  Tick  y  elenco  de  la   producción.

Además  de  seguir  en  Priscilla  y,  ahora  también,  en  Cabaret,  ¿tienes algún  otro  proyecto   entre  manos?  

Pues  si  la  salud  me  lo  permite  sí (risas).  Para  el  2016  es  muy  probable  que colabore con  un   equipo  estupendo  y  lleno  de  ilusión  haciendo  una  función  familiar maravillosa:  Esos  locos   fantasmas,  en  el  Teatro  Lara  de  Madrid.  Es  una  función que  ya  lleva  un  año  en  cartel  y  es   una  comedia  que  habla  del  amor  al  teatro  y  sus valores.  Así  que  me  espera  un  invierno   completo  y  sin  parar…  Totalmente agradecido  de  que  sea  así.