Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

jaimezatarain1Tras haber formado parte de algunos de los musicales más populares de los últimos años tanto en la Gran Vía madrileña como en el Broadway neoyorquino, Jaime Zatarain regresa al escenario como protagonista de la versión española de Priscilla, Reina del Desierto. En esta nueva entrevista para Primera Fila, Guillermo Názara Reverter se reúne con el actor para que nos cuente sobre su increíble trayectoria profesional y futuros proyectos, así como las diferencias entre trabajar y formarse en EEUU y en nuestro país.

¿Cómo descubriste que te querías dedicar a la interpretación? ¿El teatro musical siempre ha sido tu meta o hay algún otro género en el que te gustaría trabajar más a menudo?

Desde muy pequeño siempre tuve muy claro que me quería dedicar a ser actor. Mi hermana hacía ballet, ¡y yo me colaba en sus clases para verla y le robaba sus zapatillas de puntas a escondidas e intentaba hacer lo que ella hacía! Luego todo derivó en querer ser actor a toda costa, pero mi primera inspiración vino de ahí. Por eso creo que siempre me ha gustado el teatro musical y siempre he querido ser un actor que pueda actuar, cantar y bailar.

Sin embargo el teatro musical no es mi única meta. Mi sueño es poder hacer tanto teatro musical como teatro de texto, cine o televisión.

¿Cuáles fueron tus comienzos en esta profesión?

Mis comienzos fueron en un espectáculo que lleva muchos años en cartel, que se llama La Katarsis del Tomataz,  y que lo hacen los alumnos de la escuela de Cristina Rota, en la cual estudié mientras participaba en La Katarsis.

He visto que también has trabajado en Nueva York, una de las capitales mundiales del teatro, en la obra Paint Your Wagon. Háblanos sobre esta pieza. ¿Cómo surgió  la oportunidad?  ¿Qué supuso para ti formar parte de una producción Off-Broadway? Además de en esta, ¿actuaste en alguna otra obra durante tu estancia en la Gran Manzana? 

Mi estancia en Nueva York ha sido un antes y un después en mi carrera. Estudiar en AMDA me cambio la manera de afrontar la profesión. Cuando terminé, tuve la suerte de participar en proyectos interesantísimos como el musical Paint Your Wagon en el Off-Broadway o en El Hombre de la Mancha en Ithaca, muy cerca de Nueva York. Ambas me dieron la oportunidad de aprender cómo se trabaja allí el teatro musical y de conocer a otros actores que llevan toda la vida dedicándose a esto; y que, para mí, han sido maestros.

¿Qué diferencias encuentras entre el público español y el neoyorquino?

Creo que en NY hay un interés por el teatro musical bastante más alto que en España; lo cual es normal, pues la industria allí está mucho más desarrollada y tiene muchos más años. Pero ahora en España estamos en un buen momento para el teatro en general y el público cada vez quiere ver más teatro.

Como ya me has contado, aparte de trabajar, también te has formado en EEUU. ¿Qué opinas de la formación actoral americana en comparación con la española? ¿Mejorarías algo en alguna de las dos?

En EEUU están las mejores escuelas de teatro musical y de interpretación en general; eso es evidente. En España, tenemos gente igual de buena y talentosa para enseñar pero lo que falta son medios para juntar a toda esa gente en un mismo proyecto. En fin, que lo que no hay es dinero para invertir en la base de la industria del teatro musical, que son las escuelas.

Uno de los primeros grandes musicales en los que participaste fue Mamma Mia!, en el que interpretabas a Eddie. ¿Qué nos puedes contar de tu paso por esta obra? 

Estar en Mamma Mia! fue toda una experiencia. Era el primer musical de gran éxito en el que estaba; y, además, de tan larga duración. Tenía un papel muy pequeñito, Eddie; y ahí fue donde empecé a tomarme las cosas más en serio y donde surgió la idea de irme a estudiar fuera.

Sin embargo, tu reconocimiento llegó más tarde, con piezas como Más de 100 mentiras 40 el musical. ¿Qué supuso para ti pasar a formar parte del reparto principal de dos obras tan populares en España? ¿Cuál dirías que es el mayor reto al que se enfrenta un actor cuando afronta un papel protagonista?

Cuando volví a Madrid, protagonicé Más de 100 mentiras. Es uno de los trabajos que más he disfrutado, no solo por trabajar con David Serrano, sino por el tipo de musical. Era casi más una obra de teatro con canciones en determinados momentos y con una carga dramática  grande. Era un papel precioso, que recuerdo con mucho cariño.

Fue un reto protagonizar tanto Más de 100 mentiras como 40 el musical, al volver de NY y poder poner en práctica todo lo que había aprendido; y en encontrar mi manera de hacer teatro musical.

Hace unos meses pudimos verte en televisión, interpretando a Eloy, el profesor de danza de la serie musical de Cuatro Dreamland. ¿Qué retos supuso para ti trabajar en un medio tan diferente al teatro? ¿Con qué te quedarías y qué desecharías de esta experiencia?

Hacer tele me encanta también; no tiene nada que ver con hacer teatro, cada cosa tiene lo suyo. Yo a día de hoy soy más fan del teatro pero también es cierto que todavía no he tenido la oportunidad de hacer un papel grande en televisión, y tengo muchas ganas. ¡Así que ya te contaré cuando eso pase!

Ahora das vida a Tick, uno de los protagonistas del musical Priscilla, Reina del Desierto. ¿Cómo te llegó la oportunidad de encarnar a este personaje? ¿Qué esfuerzos conlleva participar en una producción tan ambiciosa como esta?

Hacer de un protagonista es un reto muy grande, no solo por todo lo que supone a nivel interpretativo, sino por la vida que tienes que llevar fuera del escenario: de descanso, de cuidarte todo el rato, de no hablar demasiado, de seguir con tus clases, de no trasnochar… En fin, de estar siempre dedicado a la función de cada noche, ¡lo cual es genial!

Priscilla es el musical más exigente que he hecho hasta ahora. Es una obra con muchísima energía y solo salgo del escenario para cambios de ropa muy rápidos y beber agua. Tiene mucho ritmo y eso implica estar toda la función a tope. Sin embargo, es el musical en el que más respuesta del público he sentido. Es increíble cómo la gente te hace sentir lo que disfruta viendo el show. Cada función es un regalo. Tick es un personaje que vi en su momento en el Priscilla de Londres y que me encantó, pero que nunca imagine que acabaría haciéndose en Madrid. Con lo cual, es un sueño hecho realidad. Poco después de verlo en Londres, me enteré de que lo traían a Madrid y me apunté a las audiciones.

Jaime durante el saludo final en Priscilla, Reina del Desierto.

Jaime durante el saludo final en Priscilla, Reina del Desierto.

¿Qué destacarías de tu personaje? ¿Y de la obra?

Mi personaje Tick es muy entrañable y pura ternura, que quizás eso es lo que más me atrajo de él. Su historia  -ir en busca de conocer a su hijo- me encantó; quise contarla como actor desde el momento que vi el musical.

Priscilla es un espectáculo que está muy bien pensado, puesto que, aunque es un contexto muy concreto, la historia no deja de ser la de 3 amigos que intentan encontrar su felicidad. Yo de Priscilla destacaría el buen rollo y la energía con la que el público y nosotros los actores terminamos la función.

Aparte de Tick, ¿hay algún otro rol que te gustaría interpretar?

Uf, hay muchos papeles que me gustaría hacer. Hedwig, de Hedwig and the Angry Inch es uno de los que me fliparía. Pero hay muchos más, no sabría por dónde empezar (risas).

¿Estás trabajando o  tienes a la vista algún proyecto futuro?

Sí, siempre hay cositas que se están gestando, pero prefiero no decir nada para no gafarlas. Mientras tanto, ¡larga vida a Priscilla el musical, que me está dando tantas alegrías!