Etiquetas

, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

shapeimage_3

Seguramente ninguna otra actriz de musicales en España puede presumir de la fama y la trayectoria que Julia Möller lleva disfrutando desde hace más de dos décadas. Reconocida en algunos de los más importantes escenarios de Madrid, Barcelona e incluso el West End londinense, esta intérprete -alemana de nacimiento pero española de corazón- ha dado vida a varias de las mujeres más emblemáticas del teatro contemporáneo. En esta nueva entrevista para Primera Fila, Guillermo Názara Reverter se reúne con la popular artista para descubrir qué se esconde tras el éxito de cada función.

¿Cuándo surgió tu deseo de dedicarte a la interpretación?

Cuando a los 12 años mi padre me llevó a ver el musical “Starlight Express”.

Cuando eras muy pequeña te viniste a vivir a España. ¿Notaste mucho cambio en comparación con Alemania? ¿Qué diferencias crees que hay en cuanto al apoyo y la formación artística entre ambos países?

Vine a España a los 6 años, en ese momento evidentemente todavía era demasiado joven para darme cuenta de nada. En cuanto a la formación: el auge del teatro musical comenzó hace más tiempo en Alemania, así que las escuelas también llevan más años formando a la gente y mejorándose a sí mismas. Ya existen muchas escuelas privadas con un título reconocido estatalmente, así como la carrera universitaria de teatro musical. Creo que en España vamos por muy buen camino; ya hay buenas escuelas, pero es una formación que debe enseñar tres disciplinas y eso requiere muchos profesores y muchas horas de enseñanza, lo cual es complicado.

¿Cómo aterrizaste en el mundo de los musicales?

Pues la verdad es que yo quería ser bailarina clásica ( o eso pensaba). Empecé la carrera de ballet clásico en el Institut de Teatre en Barcelona, pero después de un año me “invitaron” a dejarlo, jajaja. Vamos, que no tenía las condiciones físicas. Tuve la gran suerte de que justo ese año abrió la escuela “Memory”, una de las pioneras en teatro musical, y empecé a estudiar allí y descubrí que mi gran pasión, más que el ballet clásico, era el teatro musical.

Sin duda, Christine Daaé, la joven protagonista de El Fantasma de la Ópera, ha sido uno de tus roles más exitosos. ¿Recuerdas cómo te preparaste el papel? ¿Cómo fue el proceso de casting?

El proceso de casting fue larguísimo… no sé cuántas veces tuvimos que volver a audicionar todos. Pero para mí realmente fue una suerte, porque de esa manera tuve tiempo de prepararme a fondo entre la primera y la última audición. Porque en la primera audición me puse tan nerviosa que me temblaban las piernas. En esa época iba a clase de canto dos veces por semana con Inés Rivandeneira para trabajar a fondo la técnica clásica.

¿Con qué te quedarías de tu experiencia en El Fantasma? ¿Alguna anécdota curiosa o graciosa que te haya ocurrido en alguna representación?

Christine es un personaje maravilloso, tanto a nivel vocal como actoral. Realmente me siento muy afortunada de haber podido interpretar a personajes que tienen tanto recorrido emocional durante una obra. Aunque también creo que me llegó siendo demasiado joven. Es un personaje muy complejo vocalmente y necesita de cierta experiencia y seguridad sobre el escenario, que sólo se consigue con el paso de los años, jeje.

En el 2004, te eligieron para darle voz a Christine en la versión española de la película. ¿Qué diferencias hubo a la hora de interpretarla solo con tu voz? ¿Con qué versión de El Fantasma te quedarías: teatral o cinematográfica?

La ventaja a la hora de grabar en estudio es que puedes repetir y elegir la mejor toma. Lo difícil era que teníamos una pantalla muy pequeña en la que se veía la película y estabas más pendiente de cuadrar la voz con la de la actriz que de interpretar la canción. Yo me quedo con la versión teatral. Pero creo que siempre me voy a quedar con la versión teatral de cualquier musical. La magia del escenario simplemente es imposible de llevar a pantalla.

Otro de tus papeles más aclamados ha sido el de Bella, la protagonista del famoso musical de Disney. ¿Te supuso algún reto darle vida?

Todos los papeles son un reto, pero este papel me es bastante cómodo vocalmente y lo disfruté de principio a fin en cada momento, cada canción, desde la primera producción en el Lope de Vega, hasta la última función en el Barcelona.

Tanto Bella como Christine son dos de las mujeres más conocidas y queridas del teatro musical; por lo tanto, también son de las más interpretadas. ¿Qué aportaciones propias incluiste en tus versiones de estos personajes?

No sé si es una aportación propia, pero en estos musicales que vienen ya hechos de otros países y que tienen muchos movimientos marcados, siempre busco la manera de sentirlos como si fueran los míos propios, que tengan la verdad de algo que podría estar improvisado.

Hace poco participaste en la Gala del 15 aniversario de Stage Entertainment. Háblanos de tu experiencia. ¿Cómo ha sido reencontrarte con varios de tus antiguos compañeros de escena?

Ooooohhh… ¡¡Fue muy bonito!! Vivimos momentos muy emocionantes en el escenario y en los ensayos…

También has trabajado en varias series de televisión. Seguramente el personaje de Katherine Taylor, la periodista estadounidense de Amar es para siempre, es el más reconocido. ¿Cómo ha sido trabajar en esta serie? ¿Qué ha supuesto dejarla?

Katherine Taylor ha sido un regalazo. Una periodista que no tiene pelos en la lengua y que se enamora de su mayor adversario. Me lo pasé taaan bien. Y el equipo me trató genial. Ojalá vuelva aparecer!!

En breve aparecerás en una nueva serie de TVE, titulada Acacias 38. Cuéntanos un poco sobre la serie y sobre el personaje que interpretarás.

Pues estoy muy contenta! Es un personaje pequeño pero irá apareciendo durante toda la primera temporada. La semana pasada fui a grabar por primera vez y me quedé fascinada con los decorados, el vestuario, los peinados y el cariño en general por cuidar la estética de finales del siglo XIX. Mi personaje se llama Amalia Castaño. Su marido y ella quieren casar a su hijo Claudio con una chica cuya familia les interesa tener cerca.

A parte de Acacias 38, ¿tienes planeado algún proyecto más?

Pues hay semiproyectos, jajaja… cosas volando por ahí pero que todavía no están cerradas… ¡¡Espero que salgan!!